Logística Verde: ¿Qué es y para qué sirve?

Logística verde: ¿Qué es y para qué sirve?

Durante mucho tiempo, hablar de sustentabilidad del medio ambiental a nivel industrial era prácticamente resignarse a ser ignorado; teniendo en cuenta que salvo raras excepciones, la logística empresarial no contemplaba la preservación medioambiental como un factor de importancia en el cual involucrarse activamente.

Por suerte para todos nosotros y para nuestras generaciones futuras, poco a poco la sociedad fue tomando conciencia sobre la necesidad de cuidar nuestro planeta. Sosteniendo que los procesos de producción industrial debían ser los primeros en  reformular sus estructuras para adaptarse a las nuevas leyes y reducir los niveles de contaminación que pudieran estar provocando.

Estos cambios se produjeron por intermedio de los agentes políticos que fueron impulsando nuevos proyectos para la reglamentación de la producción a nivel industrial, con el fin de facilitar el equilibrio entre la economía en cuestión y el cuidado del planeta.

Así, entre estas nuevas medidas surge lo que actualmente se desarrolla como política ambiental. Siendo uno de los fundamentos en los cuales se apoya la temática que se conoce como “logística verde” y que a continuación describiremos.

¿Qué es la logística verde?

El concepto de “logística verde” puede simplificarse como los procesos de logística que una empresa realiza en el marco de una estructura de protección del medio ambiente.

Esto podríamos entenderlo como el paso que se realiza a nivel industrial de una estructura de logística tradicional a un sistema de producción mucho más amigable con nuestro planeta y que pretende reducir la contaminación del medio ambiente.

Conjuntamente, debe entenderse que la concepción de logística hace hincapié en todos aquellos métodos y procedimientos que lleva adelante una empresa para poder completar las etapas de adquisición de bienes, producción, comercialización, transporte y entrega de un producto determinado.

Por lo tanto, los procesos de logística verde buscarán favorecer la rentabilidad y eficacia de una empresa, al mismo tiempo que encuentra la manera de reducir al máximo de sus posibilidades el impacto ambiental que pueden producir.

En este contexto ambientalista, son las industrias las que se hacen cargo de disminuir sus residuos, o excedentes, que pudieran ser contaminantes. Y es por esto, que son ellas quienes reformulan su cadena de producción para ajustarse al concepto de logística verde.

Por ello, hablamos de cadena de producción como un proceso global de fabricación, entendiendo que la logística no trata solo de la distribución de los productos, sino que implica la totalidad de cada etapa del proceso de producción industrial en el cual las medidas ambientales involucran a todas sus partes. 

Beneficios de la logística verde

Sin lugar a dudas, el principal beneficio que conlleva la implementación de esta logística verde es el aumento de la sustentabilidad ambiental. Por eso, su aplicación afecta directamente a las maquinarias de fabricación y al almacenamiento, distribución y transporte de los productos.

Esta reducción del impacto ambiental, favorece sustancialmente el cuidado de las áreas silvestres, marítimas y aéreas; evitando una contaminación desmedida de las mismas. 

A su vez, permite a cada industria registrar los niveles de emisión de gases de efecto invernadero que genera durante su producción. Esto se conoce como “huella de carbono” y es utilizado para acceder a información que permita tomar las medidas más adecuadas para potenciar la sustentabilidad de los procesos de fabricación.

Por otra parte, la logística verde ofrece directrices para optimizar el uso de los suministros. Basándose en el aprovechamiento racional de los recursos y la optimización de los mismos para obtener la mayor productividad comercial. 

Ejemplos de logística verde.

Tal como hemos indicado anteriormente, uno de los puntos principales de la logìstica verde apunta a mejorar las estrategias de transporte y distribución de la producción. Por ello, utilizar vehículos alternativos y menos contaminantes es la primera alternativa, tales como las flotas eléctricas o híbridas.

Otra opción de medidas verdes a nivel transporte es la unificación de envíos, con la cual se busca combinar distintos tipos de productos en una misma carga con el fin de reducir el número de desplazamientos vehiculares.

Además, en la actualidad, cada vez es mayor la implementación de distribución en bicicleta o a pie destinada a la entrega de paquetería local o de corta proximidad, evitando la circulación excesiva de vehículos.

A su vez, a nivel producción, un ejemplo cada vez más aplicado en las plantas de producción es la utilización de energías renovables. Entre ellas se destaca la adquiridas mediante placas fotovoltaicas, molinos eólicos con el fin de reducir el consumo eléctrico.

Esto último también se relaciona con la disminución del uso de los recursos naturales, lo cual suele suceder en el caso de la reutilización del agua en sistemas de lavado; o como también ocurre con los controles sobre la reducción de residuos o el reciclado de suministros. 

Diferencias entre logística inversa y verde

En muchos casos, estos conceptos suelen tomarse equivocadamente como sinónimos debido a que comparten una base de sostenibilidad ambiental e intentan disminuir el grado de contaminación generado por los procesos tradicionales de producción industrial.

Es por esto que primeramente debemos entender que la logística inversa tiene la finalidad de gestionar las prácticas y los procesos de devolución de los productos que son considerados como defectuosos, para que se les realicen los procesos pertinentes de reparación, reciclado o eliminación. Todo esto en el marco de la menor utilización de los recursos y con el menor costo posible.

Por lo tanto, se considera que la logística inversa se enmarca dentro de un plan ambiental o de logística verde, ya que los lineamientos de la devolución de la paquetería deberá estar emparejados con los procesos adecuados para que la producción pueda volver a ser tratada con la mayor sustentabilidad ambiental posible.

¿Qué empresas aplican la logística verde en México?

En estos tiempos, el ascenso de las logísticas verdes se está volviendo tendencia en las industrias. 

Esto refleja un mayor compromiso de las empresas no solo con las responsabilidades burocráticas y legales, sino también con la concienciación social sobre los beneficios que implica reducir la contaminación ambiental para mejorar nuestras condiciones de vida.

Gracias a esto es posible destacar los trabajos que muchas industrias están realizando en México para reajustar sus procesos de producción y reducir el impacto ambiental. Tal es el caso de:

  • Grupo Bimbo: quienes no solo han implementado energías renovables para hacer funcionar sus plantas, sino que también incorporó vehículos eléctricos para desarrollar su logística.
  • FEMSA: esta empresa se destacó por lograr una reducción en su porcentaje de mermas mediante la recolección de productos dañados transportados desde los centros de consumo a los puntos de distribución; preservando un alto valor en sus productos.
  • The Home Depot: caracterizada en logística inversa por sus procesos de reciclado de madera y de desechos plásticos. Algo que fomenta mediante en sus tiendas o centros de distribución, con el fin de transformar o reutilizar sus productos en lugar de dirigirlos a rellenos sanitarios.
  • DHL: quienes potenciaron sus acciones logísticas en base a energía eléctrica y se encuentran en un proceso de disminución de huella de carbono por debajo del 30%.
  • Inditex: dedicada a la distribución, emplea un programa de optimización vehícular mediante la utilización de los mismos camiones para realizar envíos y recolección de devoluciones en un mismo circuito de salida.
  • FedEx y UPS: ambas empresas apuntaron a la reducción de emisión de carbono optando por el uso de vehículos híbridos o eléctricos a la hora de realizar sus entregas; al mismo tiempo que en sus plantas operan con las denominadas “energías positivas”.
  • IKEA: con un gran número de productos reciclados, su mayor distinción en logística verde se registra en su intención de realizar el mínimo número de desplazamientos de materia prima y productos. Esto lo intenta mediante los envíos desde fábrica directamente al lugar de destino, sin pasar por puntos de distribución.

Para finalizar, es importante destacar que cada vez son más las industrias que realizan adaptaciones en sus modelos de producción para ajustarse a políticas ambientales. Pudiendo apostar así a una mejora en la sostenibilidad de la distribución en pos de preservar el entorno en el que vivimos y sin limitar su crecimiento económico.