Moda sostenible: ¿Qué es y para qué sirve?

REDECO: ¿Qué es y para qué sirve?

El mundo de la moda es una de las principales fuentes económicas de todo el mundo. Hay millones de personas que dependen pura y exclusivamente de su desarrollo para poder subsistir. Pero oculta una serie de problemas que van desde las malas condiciones laborales hasta un alto grado de contaminación.

Distintos grupos de activistas pusieron el ojo en los modos de producción, las escasas garantías de una mejora salarial y lugares de trabajo y, sobre todo, en lo nocivo que puede llegar a ser para el planeta el simple hecho de fabricar una camisa.

Es por eso que surgieron distintas tendencias para hacerle frente a las grandes empresas del mundo. Una de ellas es la moda sostenible. En este artículo te vamos a contar de qué se trata, para qué sirve, cuáles son las desventajas que tiene, su origen y cuáles son los distintos materiales que se utilizan para su proceso de producción.

¿Qué es la moda sostenible?

La moda sostenible es una de las principales tendencias en el mundo de la indumentaria. Se está aplicando en todas partes del mundo dado que se dan a conocer los datos crudos de la contaminación generada por este sector económico y todos los problemas que puede llegar a provocar para el futuro del planeta.

Es por eso que muchas empresas y marcas reconocidas comenzaron a diseñar prendas con otro proceso de confección, siendo más amigables con los ecosistemas y respetando el trabajo de cada una de las personas que forman parte de este circuito. 

Hay muchas cuestiones que tiene en contra el micromundo de la ropa y de la moda. Justamente la palabra se define como algo efímero o de corta duración. Por este motivo, salen decenas de nuevas colecciones por año. Esto provoca que las personas tengan el armario repleto de cosas que no volverán a usar por no estar a tono con los estilos actuales.

La moda sostenible va más allá de la compra y venta de indumentaria. Es una suerte de filosofía que no sólo tiene que ver con el uso de prendas sustentables, sino que se relacionan con adoptar todo un estilo de vida y cambiar desde hábitos alimenticios hasta cómo nos vestimos y el tipo de transporte que utilizamos.

Es un modo de concientizar al resto de la población sobre los problemas que puede causar la compra compulsiva de prendas sólo por verlas a un precio accesible en los escaparates o estantes. Los usos serán poco y en un abrir y cerrar de ojos terminarán en el cesto de basura.

¿Para qué sirve la moda sostenible? 

La moda sostenible sirve para evitar que se sigan propagando los efectos negativos que tiene el mundo de la producción de indumentaria en todo el mundo. Más allá de los beneficios económicos que otorga para las grandes marcas que se dedican a este rubro, también genera una gran contaminación en todo el planeta.

Sin ir más lejos, para confeccionar una simple camisa se utilizan más de dos mil litros de agua. Teniendo en cuenta la enorme industria que lleva a cabo estas tareas repartidas por todo el mundo, el daño producido se multiplica al por mayor. No sólo eso, sino que los gases que se liberan también son dañinos para el medio ambiente.

A esto se le suman tendencias como el fast fashion, donde las personas consumen cada vez más cantidades y diversos tipos de ropa por un lapso de tiempo muy corto, debido a que las marcas sacan colecciones con un lapso demasiado corto entre una y otra.

También hay que poner dentro de la bolsa a las condiciones laborales infrahumanas en las que tienen que trabajar las personas que se ocupan de este rubro. En países del sur asiático, miles de habitantes tienen como única salida la dedicación a este tipo de labores en las que son explotados por marcas que producen indumentaria en grandes cantidades y que exportan a todas partes del mundo.

Por esta razón, la moda sostenible evita que se siga instigando a las poblaciones a vivir de trabajos precarios y otorga la posibilidad de formar parte de un mundo menos injusto. Además, los materiales con los que se confeccionan las prendas también son “amigables” con el medioambiente. 

Uno de los datos más aterradores de la moda es que la industria genera alrededor de un 10% del nivel total de CO2 que se libera en todo el mundo, un número impactante para un rubro que pareciera ser de los más sanos. 

Desventajas de la moda sostenible. 

Una de las principales desventajas que hay que tener en cuenta a la hora de hablar de moda sostenible es su precio. Este es más elevado que las prendas que se suelen comprar en las grandes marcas de ropa. Pero igualmente es algo engañoso, porque el consumidor se acostumbró a comprar productos en oferta, promociones y en grandes cantidades, aunque la prenda no sea necesaria. 

La producción y elaboración de la indumentaria sustentable es mucho más cara que la que se realiza en otros lugares y en masa. Requiere una inversión mayor para el reciclaje previo a la elaboración de la ropa.

Otra de las desventajas que podemos encontrar en este tipo de moda es que las tendencias no irán de la mano con las actuales. El hecho de que en todo momento se cambie constantemente de colecciones, hace que las prendas queden desactualizadas rápidamente.

Por último, podemos mencionar a la variedad de mercancías como una de las cuestiones desfavorables. La oferta no será tan grande como la que ofrecen las grandes marcas de ropa. Los colores, estilos y diseños se personalizan más, tendrá una larga duración pero la diferencia con lo que se ofrece en el mercado será abismal.

¿Cómo se originó la moda sostenible? 

La moda sostenible tiene su nacimiento durante la década de los ‘80. Surgió como un elemento de lucha frente a todas las desigualdades laborales que existían en el sector de la producción de indumentaria de las grandes marcas. 

Gracias a este tipo de combate ante las injusticias acontecidas en el rubro, es como se realizaron distintos tipos de estudios acerca de la contaminación que se generaba en pleno auge de la moda en el mundo. 

Así es como las organizaciones de activistas dieron a conocer las cifras sobre lo nocivo que es el rubro que cada vez desecha más toneladas de ropa debido a la sobreproducción, ofertas y promociones de todo tipo.

Es así como comenzaron a ganar cada vez más preponderancia las prendas confeccionadas por diseñadores que se unieron a los movimientos ecologistas. Estos buscaban reducir considerablemente el daño hacia el medio ambiente y hacer una moda que tenga a la sostenibilidad como uno de sus principales pilares.

¿Qué tipos de materiales usa la moda sostenible?

Hay diversos tipos de materiales que se utilizan en la moda sostenible para la confección de la indumentaria que se vende en el mercado. El principal de ellos es el algodón orgánico. La principal diferencia con el convencional es que no hubo ningún tipo de utilización de pesticidas en el proceso de cultivo del mismo.

Además, también es muy frecuente la utilización de fibras de árbol. También, muchas prendas provienen del reciclado. Estos productos se realizan con botellas, basura y hasta el mismo algodón. Se han hecho decenas de colecciones ecológicas que derivan directamente de la reutilización de este tipo de materiales. 

A continuación, mencionaremos cuáles son los que son menos frecuentes pero que también tienen preponderancia en el rubro de la moda sostenible:

  • Fibra de bambú
  • Cuero vegetal
  • Econyl
  • Fibra de naranja
  • Fibra de piña

Todos estos componentes ayudan notablemente a la reducción de la contaminación generada por el fast fashion y apuntan a ser la tendencia que sigan todas las marcas de ropa para que la moda deje de ser perjudicial y comience a dar un golpe de timón.