Modelo de franquicias: ¿De qué se trata?

Buen Fin 2022: ¿Qué es y cuándo se realiza?

Las franquicias son un modelo más que interesante para los emprendedores y para las personas que quieran comenzar con su negocio y recién estén empezando. Hay franquicias que funcionan en una gran cantidad de países y sobre una enorme cantidad de rubros.

En esta nota te vamos a contar de qué hablamos cuando mencionamos a una franquicia, cuáles son los tipos que existen y qué características tienen, cuál es el mejor tipo de franquicia y los pasos a seguir para crear una.

¿Qué es el modelo de franquicia? 

Se trata de un modelo de negocio. Esta manera de emprender se basa principalmente en una colaboración entre dos empresarios o comerciantes. El primero será el “franquiciador”, quien es el que posee y de alguna manera cede su marca y su modelo de negocio a una segunda persona el “franquiciado”, quien decide utilizar algo que ya sabe que funciona dentro del mercado, y de esta manera, poner a funcionar un comercio propio y explotarlo.

Generalmente el hecho de que el franquiciador ceda su marca al franquiciado supone el hecho de que la imagen total del negocio también forme parte de la franquicia en cuestión. Estamos hablando del nombre, el logo, el tipo de mobiliario que se utiliza dentro de la tienda, el producto o los productos que se comercializan dentro de la misma y sobre todo la filosofía que tienen dentro del negocio y que también es algo que se vende a los clientes.

Es una gran oportunidad para los que recién comienzan a emprender o necesitan algo que sí o sí funcione. También representa una buena posibilidad para los dueños de las marcas que se hacen conocidas en distintos puntos y lugares del globo gracias a estas franquicias que las representan en muchos países o en diferentes ciudades de una misma nación.

¿Cuál es el objetivo principal de la franquicia? 

El objetivo de la franquicia puede dividirse en dos, ya que cuando hablamos de este término nos referimos siempre a un par: el franquiciador y el franquiciado.

En cuanto a quien decide que va a ceder su marca, uno de los máximos objetivos que se propondrá es que el nombre sea reconocido. El hecho de que se identifique a un producto con una marca en especial, porque cada vez se abren más negocios, hará que las ventas crezcan no sólo en el lugar de origen, sino en cada franquicia que se inaugure. Por consiguiente, se verán beneficiadas ambas partes del modelo.

Por otro lado, el franquiciado adquiere todos los conocimientos acerca del negocio y la forma de llevarlo a cabo para que dé sus réditos. Es así que su objetivo principal pasará por generar la mayor cantidad de ingresos posibles para solventar los gastos que pueda llevar mantener una franquicia. También será importante que se dé a conocer el negocio en una ciudad que necesariamente no será la de origen.

Además, estos emprendedores tendrán la tarea principal de aprender que tener franquicias no signifique una baja notoria en la calidad de los productos. Si esto sucede, podría causar un descenso en las ventas en ambos negocios y, de esta manera, que haya pérdidas en el caudal de clientes. 

¿Cuáles son las características de una franquicia?

Una de las principales características que tienen las franquicias es que tanto el franquiciador como el franquiciado son autónomos, financiera y jurídicamente hablando. 

Otra de las aristas que tienen este de modelo de negocio es que el franquiciador debe brindarle apoyo al franquiciado en términos de cómo sobrellevar el negocio, así ambos pueden obtener beneficios de ello. Si no le brinda toda la información, difícilmente pueda desenvolverse de manera óptima en el rubro y le costará más tiempo adaptarse a la forma en la que más rédito otorga.

Siempre que hablamos de franquicias hay un acompañamiento y control de ambas partes para que se beneficien mutuamente. Si el negocio tiene algún tipo de deterioro o imperfecciones, no es sólo la franquicia la que se perjudica, sino también el negocio madre.

¿Cómo se clasifican las franquicias? 

Existen diversos tipos de franquicias en las que los emprendedores pueden invertir. A continuación detallaremos algunas de ellas:

  • Franquicias de productos: en las cuales el franquiciador cede la potestad al franquiciado para que éste realice la comercialización de las mercancías. Algunos ejemplos de este tipo pueden ser: marcas de ropa, cosméticas, moda, deportes, etc.
  • Franquicias de servicios: el objetivo principal es brindar una prestación a un tercero, la cual se debe hacer de una forma homogénea. Un ejemplo puede ser una escuela de capacitaciones o limpieza.
  • Franquicias industriales: en este tipo de franquicias, el franquiciador se encarga de la fabricación y de la distribución del producto; siempre teniendo en cuenta un arquetipo que ya está establecido. La empresa Coca-Cola es el tipo más claro de esta forma de franquicia.
  • Franquicias individuales: el franquiciado tomará únicamente una franquicia pero tiene la posibilidad de poseer más en el futuro.
  • Franquicias múltiples: a contraposición de las individuales, en esta clase el franquiciado tiene varias franquicias.
  • Franquicias regionales: comparte con las múltiples la característica de ser varias franquicias pero en distintos puntos de una región.
  • Franquicias online: en este tipo las inversiones a realizar son mucho más bajas y se apoyan en el negocio en red o dar un servicio por internet.

¿Cuál es el mejor tipo de franquicia? 

Determinar cuál es el mejor tipo de franquicia es algo totalmente relativo. Dependerá de la cantidad de inversión inicial con la que se cuenta, cuál es el caudal de dinero a invertir y en qué tipo de negocios se quiere emprender.

También será importante determinar en qué situación económica se encuentra el país, la región o la ciudad y cuáles son los tipos de negocios que funcionan o que se necesitan para tratar de sacarle todo el rédito posible. 

Por citar un ejemplo, durante la pandemia del COVID-19 y con todo el mundo haciendo cuarentena en sus casas, uno de los rubros con mayor crecimiento a nivel global fue el de la electrónica. Por lo tanto, las franquicias de este tipo de negocios fueron las que más rédito económico tuvieron.

Saber dónde, cómo, cuánto y cuándo invertir serán cuestiones dependientes de los momentos y de los estudios previos que se realicen en el sector en el que se pretenda tener una franquicia para obtener beneficios de ello.

¿Cómo crear una franquicia de mi negocio?

Uno de los pasos más importantes que hay que realizar para crear una franquicia de un negocio propio es poseer una marca que tenga una imágen sólida y seductora para atraer a los inversionistas. Una guía de imágen con detalles acerca de cuál es el estilo a seguir y sobre la filosofía de la marca también es una buena manera de comenzar. 

Es un hecho que la marca tiene que estar registrada, debe poseer un logotipo propio y también estar inscripta en el Registro de Franquiciadores. Allí se detallarán todos los pasos a seguir y los requisitos que tiene que tener el negocio.

También exigirá la formación de una Central de Franquicias desde donde se operen las demás. Además, una red que nuclee a todos los proveedores que sostengan a todas las franquicias que existan. La planificación, el órden y la solidez son tres hechos fundamentales para crear la confianza necesaria que necesitan los inversores.

¿Qué es una franquicia mixta?

Es uno de los tantos tipos de franquicias que existen en el mundo, pero uno de los que mayor éxito tienen. Esto es por la gran cantidad de cadenas famosas globalmente hablando que utilizan este modo de franquiciar.

En una franquicia mixta se combinan el hecho de que se presta un tipo de servicio y se dispone un producto. Este es el caso de las cadenas de comida como McDonald’s, Burger King, KFC, Wendy’s, Subway, entre otras.