Nómina: ¿Qué es y cuáles son sus partes?

Nómina: ¿Qué es y cuáles son sus partes?

La nómina es un elemento fundamental en la vida laboral tanto para empleados como para empleadores. Es un documento que expone la relación entre quien aporta el trabajo como quien lo remunera. Conocer su funcionamiento es fundamental para ambas partes.

Las partes de la nómina son aquellas entre las cuáles se realiza el acuerdo original mediante el cuál una de las dos presta un servicio laboral a la otra. Es decir: el empleador y el empleador. Una de las partes se compromete a realizar una determinada tarea, su trabajo, durante una cantidad de tiempo semanal o mensual, su horario y sus días de trabajo, por un período que puede o no ser delimitado por el propio contrato, es decir si dura un mes, dos, tres o si es hasta que una de las partes lo rompa. La otra parte es que la que se compromete a remunerar esas tareas, en esos horarios y días y durante ese período de tiempo a su empleado. 

¿Qué es la nómina? 

Ante todo la nómina es un documento. En él se expone la relación entre la empresa y los trabajadores. En la nómina se detallan todos los aspectos de la relación laboral. Cada empleado recibe su nómina según la periodización salarial acordada de manera previa

En la nómina se detalla la remuneración que percibe el empleado y, a su vez, las deducciones que percibe ante cada cobro. Estas suelen ser de carácter obligatorio y responden a las legislaciones legislaciones vigentes.

Es necesario conocer los elementos que la componen para poder mantener una relación cordial con los empleados y, a la vez, solucionar cualquier duda que de esta pueda surgir. Al mismo tiempo, es necesario seguir cada paso de manera correcta. De esta manera se evita caer en problemas o sanciones con el trabajador o con instituciones gubernamentales.

¿Cuáles son las partes de la nómina? 

Las partes que componen la nómina son tres: el devengado, las deducciones y las apropiaciones. El empleador o la empresa debe conocer y detallar cada una de ellas. Aunque en muchos casos la misma se realiza a través de un software de gestión, nunca está demás explicarlas para que las conozcas.

  • Devengado: Es la remuneración bruta que percibe el empleado según el período de pago acordado. En otras palabras, es el valor completo que este recibe. El mismo está compuesto por: el salario básico, las comisiones, las horas extras, los recargos nocturnos o diurnos, el auxilio de transporte legal, los días festivos trabajados, los domingos laborados, entre otras partes según cada caso.
  • Deducciones: estas están relacionadas al porcentaje que se deduce o descuenta del salario bruto percibido por el trabajador. Por ejemplo aportes a la salud o la pensión que están a cargo de los empleados. También se encuentran entre las deducciones cuestiones como embargos judiciales, retenciones en la fuente, libranzas u otros descuentos especiales. En cualquiera de estos casos debe ser autorizado por el trabajador.
  • Apropiaciones: estas corresponden a los empleadores. Son los valores que debe abonar la empresa. Los dos elementos de los que debe hacerse cargo el empleador son: la salud y la pensión. El porcentaje se extrae de la legislación vigente.

El resultado obtenido al sustraer las deducciones a la totalidad del devengado se llama Salario Neto a Pagar. Es decir se toma el valor del devengado o salario bruto y se le restan las deducciones. Esta suma es la que percibe el trabajador. 

¿Cuáles son las características de la nómina?  

La nómina es un documento legal y contable, por lo cual hay una serie de datos que no pueden faltar. Esto cuenta tanto para la empresa como para el trabajador. Así mismo también están los datos contables o numéricos, es decir la remuneración. La cuál se extrae de la resta entre el devengado y las deducciones. Además, claro, de las apropiaciones. Los datos que no pueden faltar son los siguientes:

  • Nombre de la empresa
  • Domicilio o número fiscal
  • Datos del trabajador
  • Período a liquidar
  • Percepciones
  • Deducciones
  • Base de cotización
  • Valor líquido a percibir
  • Fecha y lugar de emisión
  • Firma o sello del trabajador
  • Firma o sello del empleador

¿Cuáles son los pasos para realizar una nómina? 

Realizar una nómina no es difícil. Solo es necesario seguir una serie de pasos. En total son nueve las cuestiones a las que hay que prestar atención para hacerla de forma correcta. 

En primer lugar es necesario registrar los cambios. Esto es las altas o bajas de empleados y las modificaciones salariales. Luego se debe calcular las percepciones o remuneraciones. Existen dos clases: recurrentes o extraordinarias. Las primeras son las que se abonan de manera periódica, las segundas en cambio las que suceden de forma ocasional. Las percepciones recurrentes están conformadas por el salario bruto, las vacaciones, el fondo de ahorro o la prima vacacional. Las extraordinarias, en cambio, son las comisiones, los bonos, las horas extra o los premios. Tenemos las percepciones, ahora debemos calcular las deducciones. También existen dos clases: recurrentes o extraordinarias. En el primer caso son las relacionadas a salud o pensiones. En el segundo van de la mano con las faltas, préstamos o pensiones alimenticias. 

Cuando ya se tiene el número final de la remuneración es necesario verificar el RFC de los empleados

El quinto paso es pagar el salario a los empleados. Puede hacerse de cuatro maneras diferentes: en efectivo, con cheques, a través de un banco o el STP o Sistema de Transferencias de Pago.

El sexto paso es timbrar la nómina. Esto no es otra cosa que verificar que todos los pasos anteriores se hicieron de manera correcta. Se la debe enviar al Proveedor Autorizado de Certificaciones. En caso de ser correcta será aprobada automáticamente. En caso contrario será devuelta para su corrección.

El séptimo paso es enviar los recibos de nómina. Cada empleado debe recibir el suyo y firmarlo. Es la manera de cerciorarte de no tener problemas en el futuro.

El anteúltimo paso es abonar los impuestos. Primero deben ser calculados en base a los propios números detallados en la nómina para luego reportarlos a la entidad financiera correspondiente. Los impuestos son 3: Cuotas Obrero Patronales, Impuesto sobre la nómina e ISR retenciones por salario.

Por último y para finalizar es necesario contemplar los procesos extraordinarios de nómina. Estos pueden ser dos: participación de los trabajadores en las utilidades o gratificación anual.

 ¿Cuáles son los elementos de un recibo de nómina? 

El recibo de nómina es un documento que debe realizarse con datos que no pueden faltar. Su estructura no debe modificarse y el contenido básico debe ser respetado. Los datos que no pueden omitirse son estos:

  • Datos de la empresa y del trabajador
  • Periodo de liquidación y detalles de la retribución
  • Detalle de deducciones y salario líquido
  • Otros de los datos con los que debe contar tu formato de nómina son: el lugar, la firma y el sello tanto del trabajador como del encargado de la empresa.

 ¿Cuál es el cálculo de la nómina? 

El cálculo de la nómina varía según la relación contractual establecida entre el empleador y el empleado. En seis pasos se puede calcular de manera fácil y correcta. 

En primer lugar es necesario reunir la información sobre el empleado. Luego calcular la remuneración diaria percibida. En tercer lugar se debe tener en cuenta datos como la antigüedad, las horas trabajadas, horas extra, entre otras. En cuarto lugar se realiza el ejercicio de cálculo para obtener el monto correspondiente.  Ahora es necesario detenernos en las retenciones: el Impuesto sobre la Renta y la Seguridad Social. Llegado el caso también deben restarse los descuentos adicionales. 

 ¿Qué es la nómina según la Ley Federal del trabajo?

La nómina es un documento de carácter contable y legal. La Ley Federal de trabajo tiene su propia definición. Es esta entidad la que se encarga de controlar el funcionamiento y la emisión de las nóminas. Según la Ley Federal de Trabajo la nómina es: un documento analítico de carácter contable que presenta cifras desglosadas de los ingresos y deducciones en efectivo de cada uno de los trabajadores de una organización por un periodo determinado.