Patrimonio neto: ¿Qué es y cómo se calcula?

VPS: ¿Qué es y para qué sirve?

A la hora de formar una sociedad, sea esta grande, mediana, chica o microempresa, es necesario conocer una serie de elementos para poder llevarla adelante de la mejor manera. Tres elementos básicos de la contabilidad son los activos, los pasivos y el patrimonio neto.

Hoy nos interesa este último. Ese que sirve para calcular todo lo que hace a la empresa en términos numéricos: sus bienes, sus deudas, sus ganancias, sus cuentas a pagar. Todos los elementos que componen los ingresos y egresos de la empresa y que entre sí conforman el patrimonio neto.

En la siguiente nota veremos qué es el patrimonio neto, cómo se calcula, que el estado de cambio de patrimonio neto y qué sucede si el patrimonio neto es negativo.

¿Qué es el patrimonio neto?    

El patrimonio neto de una compañía se compone de todas esas partes que conforman la financiación propia de la compañía. Este se calcula a través del balance de situación, que no es otra cosa que la resta entre los activos y los pasivos. 

El patrimonio neto está compuesto por los fondos propios de la empresa. Esto es el capital aportado por su masa societaria, las reservas propias de la compañía y las ganancias de la misma. 

Durante mucho tiempo estos conceptos eran considerados iguales, es decir, los fondos propios y el patrimonio neto eran lo mismo. Pero su consideración ha ido cambiando, por lo que hoy en día al cálculo del patrimonio neto se le deben añadir otros elementos.

A grandes rasgos podemos decir que el patrimonio neto es el valor de la compañía. Es decir, es la mejor forma de medir sus rendimientos, tanto a través de los activos como de los pasivos. Las utilidades se incluyen como parte elemental del patrimonio neto, por lo que a más ganancias más alto será el patrimonio neto y mayor el valor de la propia compañía.

Ejemplo 

Como ejemplo de los elementos que componen el patrimonio neto podemos citar:

  • Maquinarias
  • Locales o espacio donde se emplace la compañía
  • Deudas
  • Obligaciones a pagar
  • Ganancias
  • Deudas a cobrar

¿Cómo se calcula un patrimonio neto?    

El cálculo del patrimonio neto se realiza de forma simple, siempre y cuando la empresa tenga bien contabilizados sus activos y sus pasivos. El activo es todo lo que la empresa tiene, es decir el haber, y el pasivo, lo que la empresa debe, es decir el debe. 

El patrimonio neto es la resta entre el activo y el pasivo. Siempre el activo va primero. De manera que si el pasivo es más alto, el resultado será negativo. 

El patrimonio neto funciona, además de como un elemento de la contabilidad, como una evaluación de la propia empresa. Ya que su cálculo permite conocer en profundidad el funcionamiento de la compañía. A través del patrimonio neto podemos acceder a las verdaderas utilidades de la empresa. 

Si la compañía, ya sea una gran empresa o un emprendimiento familiar, obtiene un patrimonio neto superior a cero, significa que se puede financiar a través de sus propios recursos y que, en caso de tener obligaciones a pagar, puede hacerles frente sin financiamiento externo.

Esta clase de evaluación es simple: si la sociedad logra que su patrimonio neto crezca balance tras balance, su funcionamiento va por buen camino y tendrá prosperidad. 

Por otro lado, si este da cero o negativo, estaremos frente a una empresa cuyas deudas superan a los beneficios o, en todo caso, frente a una compañía cuyo patrimonio está basado en préstamos, por lo que su patrimonio no es realmente propio.

Igualmente tampoco hay que tomar al pie de la letra estas situaciones sin prestar atención al contexto de la empresa. En el caso de las compañías que recién comienzan, pueden tener más pasivos que activos ya que se suele tomar préstamos para adquirir los bienes necesarios para comenzar el negocio. 

En este caso, será necesario ver cómo se desenvuelven a través del tiempo.

Ejemplo 

El ejemplo que nos permite conocer un patrimonio neto puede ser el siguiente. Supongamos que una compañía decide comprar un automóvil. Este se encuentra, por mencionar una cifra, tasado en 100 mil pesos mexicanos. Existen dos formas de adquirir el mismo bien, que afectarán de manera distinta al patrimonio neto.

La empresa puede pedir un crédito y adquirir el automóvil. En esa situación su activo y su pasivo crecerá de la misma manera, ya que por un lado adquiere un bien de 100 mil pesos pero al mismo tiempo surge una deuda por igual valor. En ese caso, el patrimonio neto no tendrá ninguna alteración. 

Distinto es el caso de que la empresa tenga el capital suficiente para afrontar la compra del automóvil a través de su propio dinero. En esa situación la compañía habrá aumentado su capital en 100 mil pesos. 

¿Qué son los estados de cambio del patrimonio neto? 

Los estados de cambio de patrimonio neto son las modificaciones que sufre el patrimonio neto durante los ejercicios contables de la empresa. Estos son considerados estados financieros contables. Son un elemento a tener en cuenta dentro de la contabilidad y la vida económica de la compañía. 

El estado de cambio del patrimonio neto se forma a través de las consideraciones contables que se vuelcan en una tabla. En esta aparecen las modificaciones que la compañía va generando y que hacen cambiar al patrimonio neto de la misma. 

Está conformado por dos elementos distintos: 

  • Estado de Ingresos y Gastos Reconocidos.
  • Estado Total de Cambios en el Patrimonio Neto.

¿Qué diferencia hay entre activos, pasivos y el patrimonio neto? 

Los activos, los pasivos y el patrimonio neto son los tres elementos contables que permiten a los integrantes de una empresa conocer los balances a los que está sujeta la compañía. Y a través de estos hacer una evaluación del funcionamiento de la empresa. 

Los activos son los bienes y derechos, es decir todo aquello que agregue valor a la empresa. En cambio el pasivo son sus deudas, obligaciones y cuestiones por pagar, es decir lo que resta valor a la misma. 

El patrimonio neto, finalmente, es la resta entre el activo y el pasivo. De esta manera se conoce el estado financiero real de la compañía. Ya que la misma puede tener grandes ganancias, pero si estas no superan a las deudas y obligaciones de la empresa, entonces el funcionamiento de la empresa no será bueno.

¿Cómo sé un estado de patrimonio neto de una empresa? 

El estado de patrimonio neto de la empresa puede conocerse a través de los asientos contables. De esta manera, cada vez que la empresa tiene un ingreso o egreso en su patrimonio, puede ser de bienes o capital, se debe realizar un registro en los libros contables. 

Cada fin de período, esto suele darse a fin de año, la empresa realiza su balance y se puede conocer el patrimonio neto de la misma.

¿Qué es el patrimonio neto negativo?

El patrimonio neto negativo es el estado contable en el cual los pasivos superan a los activos de la empresa. Es decir, que son más las deudas y obligaciones que los bienes y ganancias. Esto puede suceder cuando una empresa comienza y toma préstamos para poder adquirir los bienes para su funcionamiento. 

Pero también puede darse un patrimonio neto negativo cuando una compañía no funciona bien. Los casos de patrimonio neto negativo pueden ser considerados de quiebra virtual. Esto es cuando la compañía no puede hacer frente a sus gastos y obligaciones. El patrimonio neto negativo es una de las razones por las que una empresa puede disolverse.