Poder Adquisitivo: ¿Qué es y cómo se mide?

Finiquito por renuncia: ¿Qué es y cómo se calcula?

Además de conocer el valor de los salarios o los índices de inflación, hay una manera de medir el poder real de compra de las personas: el poder adquisitivo. Es la forma de saber qué capacidad de compra tienen los ciudadanos, más allá de los aumentos salariales o de la inflación. Porque hay momentos donde la inflación sube, pero el poder adquisitivo se mantiene o aumenta también. 

La medición del poder adquisitivo es fundamental para conocer la realidad económica de un país. De esta manera se conoce qué tanto ha caído o mejorado el valor de la moneda, a través de la posibilidad de adquirir bienes que tienen las personas. Si el poder adquisitivo baja, entonces la moneda habrá perdido valor. Por el contrario, si este sube, la moneda se habrá apreciado.

¿Qué es el poder adquisitivo? 

El poder adquisitivo es la capacidad económica que tienen las personas para suplir sus necesidades o deseos. Es decir, la posibilidad que se posee de acceder a determinados recursos. Para medirlo se tienen en cuenta sus ingresos y su patrimonio. Cuánto mayor sea este último, más alto será su poder adquisitivo.

A su vez, el poder adquisitivo mide el valor real de los bienes o servicios que pueden obtenerse con una determinada cantidad de dinero. Su medida se torna relevante cuando se estudian sus modificaciones a través del tiempo, siempre en un mismo espacio geográfico.

Si tu poder adquisitivo es alto, mayor será la cantidad de bienes o servicios que podrás adquirir con una determinada cantidad de dinero. Siempre basado en los precios que se manejan en el mercado. 

El poder adquisitivo no solo se utiliza para las personas. También puede ser una medida de riqueza en empresas o regiones. De esta manera, a través de la medición del poder adquisitivo se puede conocer cuál es la capacidad de compra en México, por ejemplo.

¿Cómo se determina el poder adquisitivo?

El poder adquisitivo se determina a través del análisis del valor real del dinero. Es decir, si hoy puedo comprar un determinado bien con una determinada cantidad de dinero, y con el correr del tiempo esa cantidad de dinero no alcanza para comprar el mismo bien, entonces el poder adquisitivo habrá bajado.

Existe una medición a nivel global para poder determinar y comparar el poder adquisitivo en diferentes regiones o países. Este se llama Índice de Precios de Consumo o IPC. Este indicador se utiliza para medir los cambios en los precios de la canasta de bienes y servicios en un lugar específico durante un período de tiempo determinado. 

A través del IPC se pueden conocer las variaciones en los precios y el aumento del costo de vida. Este índice elige productos que se consumen en una familia, por ejemplo comida, ropa, transporte u otra clase de servicios. Se realiza un seguimiento del cambio de precios durante una cantidad de tiempo determinada, normalmente cada tres meses o por año. De esta manera pueden establecerse comparaciones entre regiones o países. 

En el caso particular de México, el instituto encargado de medir el poder adquisitivo es el Coneval. Lo hace a través de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. Esta encuesta es realizada de manera periódica por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, o Inegi.

¿Cuáles son los tipos de poder adquisitivo? 

Los tipos o clases de poder adquisitivo están regidos por las modificaciones a las que están sujetos los precios de los bienes o servicios y el valor de la moneda. Es decir, si el valor de la moneda cae o los precios suben, pero el salario no se adapta a ellos, el tipo de poder adquisitivo bajará también. 

Caso contrario sucede si, con una cantidad de dinero podemos comprar más cantidad de bienes que antes. Si esto sucede podremos determinar que el poder adquisitivo se ha incrementado. 

Un poder adquisitivo alto permitirá adquirir mayor cantidad de bienes, es decir satisfacer de mejor manera las necesidades y deseos de la población. Por el contrario, un poder adquisitivo bajo, marcará que hay bienes que dejarán de ser consumidos por considerarse inaccesible su consumo. 

¿Cuál es el poder adquisitivo de México?

El poder adquisitivo en México varía según el aumento de la inflación y el de los salarios. La suba de los salarios no implica un aumento del poder adquisitivo si la inflación lo supera. 

Pero, a su vez, es una buena medida para poder elaborar un análisis de la situación real en el consumo. 

Entre el primer trimestre de 2021 y el segundo el poder adquisitivo en México tuvo un aumento de 2.9%. El ingreso en pesos mexicanos fue de $52.15 respecto del primer trimestre. En ese período era de $1,827.39. En este momento el poder adquisitivo promedio en México es de $1.879.53.

¿Cómo afecta el poder adquisitivo en México? 

La forma en la que el poder adquisitivo afecta a los ciudadanos es determinando su capacidad de compra. Cuanto mejor sea el índice marcado por el poder adquisitivo, mayor será la capacidad para satisfacer necesidades o deseos. De esta manera, el poder adquisitivo es el que marca la situación de los ciudadanos en tanto consumidores. 

El poder adquisitivo puede estar por debajo de los índices de pobreza. En este caso, la capacidad de compra de los ciudadanos se habrá devaluado al punto de que su poder adquisitivo no alcanza para cubrir sus necesidades básicas. 

¿Qué pasa si disminuye el poder adquisitivo?

Cuando el poder adquisitivo disminuye los índices de consumo caen. Las personas tendrán menor capacidad de compra y acceso a bienes o servicios. Esto puede significar un problema para las industrias locales y de consumo interno. Ya que si el poder adquisitivo de la población es bajo, los primeros en sufrirlo son los vendedores de productos para consumo interno. 

Es necesario tener en cuenta que cuanto mayor poder adquisitivo más necesidades serán cubiertas con el dinero que tenemos disponible. Para eso es necesario definir el valor de la moneda que se utiliza para comprar los bienes o servicios. 

¿Por qué ha disminuido el poder adquisitivo en México?

El poder adquisitivo ha caído en México debido a la suba de la inflación y a que el valor de los salarios no estuvo por encima de la misma. La inflación impacta en la ciudadanía de la siguiente manera. Al aumentar la misma, la capacidad de compra disminuye. 

Si los productos que se suelen comprar aumentan su valor y los salarios continúan igual, entonces el poder adquisitivo disminuye. 

Para que el poder adquisitivo aumente nuevamente es necesario que el valor de los salarios supere a las subas inflacionarias. De esta manera el dinero recuperará su capacidad de compra y, así, se podrá acceder a mayor cantidad de bienes o servicios con menor cantidad de dinero.