Presupuesto de Tesorería: ¿Qué es y cómo se calcula?

Presupuesto de Tesorería: ¿Qué es y cómo se calcula?

A la hora de desarrollar cualquier tipo de actividad económica, es indispensable estimar los gastos y las ganancias que se tendrán en el mismo. Sobre todo si se trata de emprendimientos comerciales que dependerán de las ventas para subsistir.

En estos casos, la necesidad de contar con una liquidez sostenible estará sujeta a distintos factores, pero apoyará su éxito en las distintas gestiones previas que se puedan realizar a nivel administrativo.

Y justamente, parte de esta gestión previa implica estimar, detallar y proyectar los presupuestos con los cuales se contará para llevar adelante dicho emprendimiento comercial. Siendo el presupuesto de tesorería uno de los más necesarios de estimar, ya que nos permitirá tener referencias sobre los ingresos y egresos monetarios que se tendrá.

Para entenderlo un poco mejor, a continuación definiremos y describiremos las características más sobresalientes de lo que respecta al presupuesto de tesorería, el cual es el concepto central de este artículo.

¿Qué es el presupuesto de tesorería?

El presupuesto de tesorería es una herramienta de previsión monetaria que las empresas y comercios confeccionan para contemplar los movimientos financieros que deberían tener en cada ejercicio económico, ya sean a corto, mediano o largo plazo.

En otras palabras, este concepto se refiere a la estimación de los distintos ingresos y egresos económicos que tendrá una institución en relación a las ventas, compras o pagos que realizará durante un determinado periodo de tiempo.

Es por ello que este documento suele denominarse también presupuesto provisional o de flujo de caja, ya que estima aquellos movimientos de dinero que se darán, determinando el grado de liquidez con el que contará: ya sea con un saldo positivo o negativo.

Cabe resaltar que este tipo de presupuesto se confecciona en relación a aquel dinero que se tendrá o necesitará según los compromisos económicos que se afronten en determinado periodo, y no precisamente refleja aquellos fondos con los que cuenta la empresa al momento de iniciar su ejercicio financiero.

¿Cuál es la importancia del presupuesto de tesorería?

La importancia de un presupuesto de tesorería recae en la posibilidad que el mismo otorga de tener en claro los distintos flujos de dinero que se necesitará para afrontar un periodo determinado.

Podría considerarse una guía de responsabilidades para poder cumplir con los pagos estipulados previamente, así como para recibir las remuneraciones correspondientes por  aquellos servicios o productos que se realicen. Lo que permitirá controlar los distintos niveles de liquidez que se pueda tener en el momento o proyectarlos hacia un futuro.

A su vez, esta proyección permitirá evaluar si se necesita o no contar con alguna fuente de financiamiento extra, ya sea interna o externa, para afrontar las obligaciones económicas que tenga la empresa o institución. Algo muy común en aquellas organizaciones pequeñas que no siempre cuentan con un flujo de caja estable y dependen del cumplimiento de los pagos que sus clientes concreten en tiempo y forma.

¿Cuál es el objetivo del presupuesto de tesorería?

Tal como hemos estado nombrando, un presupuesto de tesorería sirve principalmente para llevar un control sobre los movimientos económicos que deberá tener una entidad comercial. Priorizando la evolución de la liquidez que tenga, más allá del tipo de producto o servicio que pueda ofrecer.

Por lo tanto, si se debiera especificar los objetivos que guían este tipo de presupuesto, resaltarían aquellos destinados a:

  • Determinar el flujo de dinero que ingresa y sale durante un periodo económico.
  • Identificar posibles desequilibrios monetarios de caja.
  • Prevenir déficits en la liquidez necesaria para cumplir con las obligaciones. 

Así, teniendo en cuenta estos objetivos, será importante que cada empresa realice un análisis exhaustivo de su presupuesto con el fin de disminuir al máximo el riesgo de liquidez y poder así cumplir con todas sus obligaciones financieras.

¿Cuáles son los elementos del presupuesto de tesorería?

Un presupuesto de tesorería se compone de distintos elementos, los cuales intentaremos describir  a continuación:

  • Saldo Actual: expresa la cantidad de efectivo líquido inicial con la que se cuenta una empresa al iniciar el periodo económico.
  • Actividades de Explotación: referidas a las principales acciones de la empresa en relación al flujo de dinero proveniente de las compras, ventas y pagos de salarios u otras obligaciones económicas fijas.
  • Operaciones de Capital: referidas a los ingresos monetarios que recibe una empresa, como parte de su financiación, gracias a los distintos subsidios que posea, o ampliaciones de capital, entre otros.
  • Operaciones del Circulante: dedicado a indicar los distintos pagos que deberán ser realizados por la empresa, ya sean impuestos, deudas o préstamos que contenga. 

¿Cómo se calcula?

Para poder estimar un presupuesto de tesorería es necesario combinar los elementos anteriormente nombrados. Algo que podría simplificarse en una ecuación matemática que implique: sumar el saldo inicial y los ingresos, para luego restarle los gastos que se tenga.

Aunque parezca sencillo, esto es un proceso complejo para cada empresa porque dependerá de la organización y administración que cada una de ellas tenga para gestionar sus responsabilidades económicas.

En este sentido, el saldo inicial representa aquel dinero que se mantenga del ejercicio económico anterior, mientras que se computan los pagos y cobros correspondientes a cada mes (facilitados por ser valores fijos ya establecidos), para obtener el valor que determinará la liquidez con la que se contará ese periodo en particular.

En la actualidad, la mayoría de las grandes empresas utilizan softwares de gestión de finanzas para poder estimar este tipo de presupuestos con mayor exactitud. Aunque los comercios pequeños, todavía siguen realizando estas operaciones de manera tradicional.

¿Qué presupuesto se utiliza para elaborar el presupuesto de tesorería?

Si bien estos presupuestos de tesorería son proyecciones que pretenden establecer parámetros económicos a largo plazo para la empresa, los mismos se respaldan en las distintas operaciones que se fueron dando en los meses anteriores o más próximos al ejercicio actual.

Por ello, la utilización de los registros de gastos fijos, las deudas, los pagos y los cobros que se hagan mes a mes, serán los encargados de guiar las operaciones que establezcan las certezas de poder contar o no con la suficiente liquidez para sustentar la actividad empresarial comercial.

¿Quién elabora el presupuesto de tesorería?

Normalmente, en aquellas empresas que cuenten con un departamento o área contable y de tesorería, son ellos los responsables de realizar las estimaciones  de presupuesto provisional o de flujo de caja. 

Esto se da teniendo en cuenta que los integrantes de estos equipos son especialistas en administración o contaduría, lo cual los califica como aptos para analizar los distintos libros contables de la empresa y poder proyectar en base a eso, el presupuesto más acertado.

Por otro lado, en aquellas pequeñas empresas donde el personal administrativo escasea, muchas veces son los mismos propietarios los que realizan estas proyecciones previsionales. En ocasiones apoyados en softwares de gestión económica o asesorados por especialistas privados que pudieran facilitar el análisis de los ejercicios financieros anteriores.

Ventajas y desventajas del presupuesto de tesorería

Como todo accionar administrativo, contar con la previsión de un presupuesto de tesorería otorga una serie de cuestiones que podrían considerarse ventajosas para la empresa en cuestión. Y entre estos aspectos podemos resaltar:

  • Mantener un registro ideal del dinero que deberá entrar y salir de las cajas, para evitar inconvenientes con la liquidez.
  • Reduce la necesidad de buscar financiamientos extras de urgencia en el caso de no poder cumplir con las obligaciones económicas, ya que permite elegir una estrategia financiera adecuada para no poner en riesgo la empresa.
  • Asegura la liquidez y rentabilidad empresarial a corto plazo.
  • Identifica las prioridades financieras que deberán cumplirse para sostener la productividad.

Así mismo, todo lo que respecta a proyecciones económicas estará rodeado de posibles riesgos que afecten a la empresa en cuestión de diferente manera. Por ellos, si debemos resaltar una desventaja que pueda significar tener un presupuesto previsional, podríamos resaltar lo siguiente:

  • Falta de rentabilidad: en muchos casos, las empresas ven reflejado en estos documentos que no son capaces de generar una autosustentación que les permita mantenerse en el circuito comercial.
  • Estacionalidad del flujo de caja: teniendo en cuenta que muchas empresas tienen grandes fluctuaciones en sus ingresos durante su ejercicio anual, corren el riesgo de no poder cumplir con el flujo de dinero necesario mes a mes.
  • No contar con los fondos necesarios para cumplir con las obligaciones asumidas, podría generar un déficit fiscal permanente que perjudique el funcionamiento empresarial.

Para finalizar, no podemos dejar de considerar que toda buena gestión empresarial, financiera o presupuestaria, estará directamente relacionada con un manejo eficaz de los recursos con los que se cuente. Ya que ninguna proyección previsional podrá ser exitosa por sí sola.