Proyecto Financiero: ¿Qué es y cuál es su importancia?

Gestión de riesgos: ¿qué es y cómo funciona?

Así como los países elaboran presupuestos para trazar la hoja de ruta durante un período y determinar objetivos en base a un punto de partida, las personas, físicas o morales, realizan el mismo ejercicio. Es decir, deben saber con qué base financiera cuentan para poder ahorrar o generar ganancias en base a esta.

Esto se logra gracias a poder generar un Proyecto o Plan financiero. Algo así como una hoja de ruta de las finanzas para saber qué debes hacer y qué no durante un período. Y de esta manera mejorar tu posición o la de tu empresa.

En la siguiente nota veremos qué es un proyecto financiero, cómo realizarlo, cuál es su importancia, para qué sirve y mucho más.

¿Qué es un proyecto financiero? 

Un proyecto financiero ante todo es un documento. Es decir, un registro en el cual se planea una determinada serie de acciones financieras con el fin de alcanzar determinados objetivos planteados de antemano.

En otras palabras, el proyecto financiero es un plan en el cuál se estipulan los objetivos y los plazos para cumplirlos para una persona o empresa durante un determinado período. Y, en base a estos, las estrategias a utilizar para poder obtener los resultados deseados o planteados en el proyecto financiero.

El proyecto financiero es la definición de qué camino se seguirá para lograr un objetivo financiero. Este suele ser ahorrar u obtener mayores beneficios. Para poder lograrlo es necesario tener en claro los números con los que se cuenta. Es decir que las cuentas patrimoniales y presupuestarias estén realizadas de forma correcta.

El proyecto financiero es el punto cero, el comienzo, de un período que se utilizará para invertir. A partir de estas inversiones realizadas, se deben generar las ganancias o beneficios pautados en el proyecto original.

De esta manera el proyecto financiero se basa en el presente de la persona o la compañía. Mira la actualidad financiera para poder pensar el futuro. De esta manera, siempre con la objetividad necesaria, se puede hacer una proyección fidedigna de los objetivos a seguir.

¿Cuál es la importancia de un proyecto financiero? 

Un proyecto financiero es fundamental en la vida financiera de cualquier empresa o persona que quiera trazar objetivos para mejorar económicamente. Realizarlo de la manera correcta es de suma importancia para obtener los resultados esperados. 

Su importancia recae en el hecho de que es la forma en la cual la persona o la empresa se sienta a considerar su presente y en base a eso su futuro. Hacia dónde quiere ir financieramente, cuál es el camino que se seguirá para eso y cuáles son los objetivos que busca concretar a partir de esas estrategias.

Una de las ventajas que otorga esta clase de plan es brindar previsibilidad a la compañía en base a análisis objetivos de la situación actual, al momento de comenzar a trazar el proyecto. Si se sigue lo planteado en el proyecto de manera fiel, se pueden prever muchas circunstancias. 

Es importante no solo por los planes a futuro sino por el análisis patrimonial y presupuestario a la hora de realizar el plan financiero. Si bien la idea es realizar una estrategia y mantenerla, es recomendable que la misma se piense en tres planos diferentes: uno bueno, uno normal y uno malo.

Es decir, que las proyecciones tengan en cuenta que el plan puede funcionar bien, regular o simplemente mal. Un proyecto financiero que incluya las diferentes probabilidades permitirá a quién lo trace, anticiparse a las distintas circunstancias que puedan ocurrir durante el período que proyectado.

¿Para qué sirve un proyecto financiero? 

La función que cumple el proyecto financiero es la proyección de una determinada estrategia en base a las herramientas económicas, financieras y patrimoniales con las que cuenta una persona o empresa.

Pero podemos revisar en concreto múltiples funcionalidades que se le pueden otorgar a la realización de un proyecto financiero. Tanto en el presente como en las proyecciones a futuro. 

Una de las cosas que se debe tener en cuenta a la hora de realizar el plan financiero, es tomar real dimensión de las operaciones proyectadas. Es el momento en el que se puede examinar con detalle qué tan viable puede ser una futura inversión.

A su vez debe tenerse en cuenta los riesgos que puede conllevar las diferentes operaciones. De esta manera puede definirse de manera correcta en donde invertir, en qué momento guardar el capital y donde financiar o desfinaciar una operación. 

Para que un proyecto financiero funcione de manera adecuada debe tener plazos realizables en tiempos de no mucha duración. A más duración en los plazos establecidos, máyor la dificultad de obtener proyecciones adecuadas. 

Como fue dicho previamente es recomendable proyectar distintos desenlaces o procesos para el proyecto financiero. Puede ser uno bueno y uno malo. O incluso uno bueno, uno regular y uno malo. De esta manera la empresa tendrá mayor capacidad de reacción frente a escenarios adversos. 

¿Cómo se elabora un proyecto financiero?    

Para realizar un proyecto financiero de forma adecuada es necesario establecer y recopilar información sobre la actualidad de la empresa o las finanzas de la persona que esté elaborando el plan. 

Lo primero que debe conocerse es el estado patrimonial de la compañía. Para esto es necesario acceder a los activos y los pasivos al momento de trazar el proyecto financiero. Tomando el activo y restando el pasivo se conoce el patrimonio de la empresa. 

Luego de obtenido el patrimonio se deben realizar las proyecciones en cuanto a ingresos y egresos. Es decir, del flujo de caja. Esta es la herramienta que se utiliza para pensar las ganancias que pueden obtenerse en el futuro.

Por un lado se debe tener en cuenta los ingresos. En otras palabras, las ventas en base a las ganancias. Esto se realiza partiendo de las ventas realizadas en el último tiempo, sumado a información sobre el mercado que permita proyectar las futuras operaciones de la compañía. 

A su vez, toda empresa para obtener ingresos debe realizar egresos. Estos son fundamentales en la proyección. Ya que deben ser tenidas en cuenta las deudas y las erogaciones que la empresa deba realizar o tenga pendientes.

Finalmente, en base a la situación patrimonial y a la proyección del flujo de caja, se está en condiciones de proyectar los objetivos. En este caso podemos plantear dos escenarios diferentes. Uno para una empresa y otro para una persona física.

En el primer caso las proyecciones estarán basadas en cómo obtener e incrementar los beneficios de los períodos anteriores. Siempre partiendo del estado patrimonial y los flujos proyectados.

Pero en el caso de una persona el proyecto financiero puede servir, en lugar de para obtener beneficios para ahorrar. Estimando los gastos anuales puede proyectarse cuando dinero puede guardarse durante el período. 

¿Qué elementos básicos debe tener el proyecto financiero?

Un proyecto financiero debe contar con algunos elementos que son fundamentales para obtener una proyección correcta. Sin estos elementos es probable que la planificación no resulte como se esperaba.

Los elementos que resultan básicos para la realización de el proyecto financiero son tres: 

  • Patrimonio.
  • Flujo de caja y sus proyecciones. 
  • Objetivos y beneficios esperados.