Quita: ¿Qué es y cómo funciona?

Factura cancelable sin aceptación: ¿De qué se trata?

Una quita de deuda es una de las herramientas que ofrece el sistema financiero mexicano que te ayuda a reducir el crédito adquirido, de manera que sea un beneficioso tanto para el deudor como para el acreedor.

Si quieres saber más sobre la quita de deuda y cómo funciona, continúa leyendo este artículo.

¿Qué es una quita de deuda?

Una quita de deuda es un concepto jurídico que hace referencia a la acción que realiza el acreedor al renunciar a una parte de la deuda, con el fin de asegurarse poder cobrar el resto.

En este caso, el acreedor asegura que se le pague al menos, parte de la deuda y así mismo, el acreedor salda y se libera de una parte de la deuda.

La quita de deuda se encuentra en diferentes figuras como concurso de acreedores, hipotecas y deudas públicas.

¿Cuáles son los tipos de quita de deuda?

Los tipos de deuda se clasifican según los casos en los que se aplica.

  • Quita hipotecaria: cuando se presentan dificultades para pagar la hipoteca, se puede llevar a cabo una refinanciación.

Pero cuando el 60% de los ingresos del deudor cubren la cuota, es aquí donde se puede producir una quita hipotecaria.

Este método ayuda a que no haya cuotas impagas y brindar soporte a aquellas personas que presentan insolvencia financiera.

  • Quita de crédito o quita bancaria: esta funciona como una forma de renegociar una deuda cuando el deudor se enfrenta a problemas económicos muy graves y no se puede cumplir con el pago mínimo.
  • Quita entre particulares: esto sucede cuando existe un acuerdo personal entre deudor y acreedor.

En este caso, el acreedor asume el compromiso de condonar una porción de la deuda mientras que el deudor, se compromete a asumir los pagos de las cuotas para finalizar la deuda.

  • Quita de deuda concursal: se lleva a cabo un concurso en el que también se establece un acuerdo entre ambas partes y un plan de pagos, para evitar que la empresa o negocio desaparezca.
  • Quita de deuda pública:  se sucede de la misma manera que una quita particular, sin embargo, el proceso se da entre el Estado y otros organismos públicos.

¿Cuál es el proceso de una quita?

Como vimos anteriormente, la quita de deuda funciona como un recurso cuando al deudor se le presentan ciertas dificultades para realizar el pago de una deuda.

El proceso de quita, sigue estos pasos:

  • Iniciado por el deudor: a través de un pedido formal, el deudor, requiere una solución para poder enfrentar la deuda; generalmente, se realiza una rebaja de la misma y de esta manera devolver el dinero.
  • Iniciado por el acreedor: el pedido es iniciado por el acreedor, en el cual se informa al deudor que aquel va a tomar parte de la deuda para poder cobrar, al menos, parte de su dinero.

Esta acción se lleva a cabo para evitar un proceso judicial, el cual muchas veces, evita que devuelvan el dinero en su totalidad.

  • Acuerdo amigable: tanto el acreedor como el deudor establecen un acuerdo de partes para que el proceso de pago siga un curso pacífico.
  • Ley de Segunda Oportunidad: esta medida es adoptada por los pequeños negocios o particulares; de esta manera el proceso de devolución del dinero y de la quita se logra a través de acuerdos de pago.

Esto se lleva a cabo ante el Juzgado de Primera Instancia cuando se trata de una deuda de particular o a través un proceso mercantil si se trata de un empresario.

La Ley de Segunda Oportunidad, si bien es una posibilidad de llegar a una resolución, también es algo engorroso debido a que hay que cumplir con ciertos requisitos.

  • Acuerdo preconcursal o concursal: el proceso de quita debe estar aprobado por un juez; si esto ocurre y la mayor parte de los acreedores acepta, la quita se lleva a cabo para todos.

¿Para qué sirve una quita de deuda?

Una quita de deuda es una herramienta financiera que beneficia tanto al deudor como al acreedor, ya que este último a través de un acuerdo con el deudor logra reducir el pago del crédito, con el objetivo de saldar el crédito y no perder dinero.

¿Cuánto tiempo dura una quita en un buró de crédito?

Si bien la función principal de la quita de deuda es ayudar a que puedas cancelar una deuda si esta excede el monto de dinero que posees para cancelarla, este proceso queda registrado en el Buró de Crédito durante 6 años.

Durante este tiempo, no podrás requerir de un crédito ni tampoco serás candidato para ello, aunque tu capacidad adquisitiva haya cambiado y mejorado.

¿Qué es la quita de préstamo?

En las quitas de un préstamo o crédito, tanto acreedor como la entidad financiera involucrada llegan a un acuerdo junto con el deudor para que renuncie al resto del capital que ha prestado.

En la quita los descuentos pueden ser del 30% hasta el 80% del total de la deuda, aunque también se ofrecen facilidades de pago dependiendo del acuerdo al que hayas llegado con la entidad financiera.

¿Cuál es la desventaja de saldar tu deuda a través de una quita?

A pesar de los beneficios que presenta saldar tu deuda a través de una quita, debes saber que esta herramienta tiene ciertas consecuencias.

Por ejemplo, si quieres adquirir un crédito hipotecario o para comprar un auto, en tu historial crediticio figurará que saldaste una cuenta a través de una quita por lo que no serás un candidato confiable para el sistema financiero, aunque tu poder adquisitivo haya aumentado.

Si bien muchos clientes pueden optar por la quita de deuda, también existen otras alternativas que te ayudarán a saldar tu crédito son la necesidad de recurrir a este método.

Por ejemplo, si piensas adquirir un financiamiento, es recomendable no realizar una quita, sino más bien una reestructuración de la deuda en la que puedes saldar tu deuda a partir de cuotas y montos más accesibles y manejables.

Por otro lado, tu historial crediticio se mantendrá limpio ya que, si bien hiciste un refinanciamiento de tu crédito, has pagado la totalidad de tu deuda.

La quita de deuda no es la solución más recomendable pero sí es una posibilidad si tus problemas financieros son muy graves; también puedes refinanciar los pagos de varias tarjetas a través de tarjetas de crédito con tasas más accesibles.