Razón social: ¿Qué significa y para qué sirve?

Razón social: ¿Qué significa y para qué sirve?

Así como las personas físicas tienen un nombre que figura en su documento, las empresas o personas morales tienen su razón social. Es decir, el nombre con el que se encuentran inscriptos o su nombre legal. No hay que confundir Razón Social con su nombre de fantasía, o sea el nombre que solemos leer en las marquesinas. 

Existen diversos tipos de razón social que se adaptan al negocio o empresa que quieras instalar. En la mayoría de los casos dependen del capital inicial, los socios o el nivel de responsabilidad de los accionistas frente a las utilidades de la compañía. 

Si bien la razón social es el nombre legal de la empresa, este no es definitivo como tampoco lo es el tipo de razón social elegido. Este puede ser modificado sin necesidad de cerrar la empresa, a veces puede suceder por una fusión o por cambios en sus estatutos.

Pero veamos más en profundidad las cuestiones sobre la Razón Social.

¿Qué es una Razón Social y para qué sirve?

La razón social es básicamente el nombre o denominación legal de una compañía. O sea, es el nombre que se le otorga a una persona moral o empresa. Esta concede una identificación inequívoca frente a sus acreedores, socios, empleados o instituciones legales. 

Antes de formar una empresa o compañía y realizar su estatuto o su escritura fundacional, la razón social debe ser autorizada por un organismo legal. Esta institución es la Secretaría de Economía. Dicha autorización es la garantía de que la empresa utilizará una razón social única, ya que no puede haber dos sociedades mercantiles con la misma razón social. Además garantiza la legalidad de la misma.

La razón social es utilizada para asuntos formales, jurídicos y administrativos. No es necesario que la misma coincida con el nombre de fantasía de la empresa. Tampoco con las marcas que se dispone a comercializar. 

La razón social debe figurar en los documentos fundacionales, así como en los estatutos de la empresa. También en los documentos legales que la misma emita.

¿Qué es la Razón Social de una persona? 

En el caso de ser una sola persona la que va a fundar una empresa, es decir que no tiene socios ni accionistas, y la misma va a figurar a su nombre, la razón social no es la misma que en las compañías o sociedades comerciales. 

La persona física, y no moral, se identifica inequívocamente por su nombre. En cambio la persona moral lo realiza a través de la razón social. Entonces, al margen del nombre de fantasía que pueda llevar la empresa, cuando esta se encuentra a nombre de una persona su razón social es su propio nombre, el que figura en su documento.

¿Qué es la Razón Social de una empresa?

La razón social de una empresa es su nombre jurídico y legal. Este es único, ya que no puede compartirlo con otra sociedad comercial. Debe figurar en sus documentos fundacionales y en sus estatutos. Es, también, la denominación que debe utilizar para emitir sus documentos jurídicos o legales. 

Los negocios que lleve adelante la empresa deben estar registrados bajo la razón social elegida. Le otorga a la compañía la personalidad jurídica para ejercer sus derechos y contraer sus obligaciones. Así mismo, tanto las personas físicas como morales, están autorizadas para tener patrimonio. Es decir, en términos económicos, contraer derechos y obligaciones.

Ejemplos de razón social en empresas 

Algunos ejemplos de razón social en empresas pueden ayudarnos a comprender la diferencia con el nombre de fantasía. Veamos algunos: McDonald’s es el nombre de fantasía y su razón social Arcos Dorados C.A. Otro ejemplo es el de un comercio.

Su nombre de fantasía es juguetes plinpín, su razón social Carlos Fernández E.I.R.L. También podemos encontrar Bazar de queso, cuya razón social es Chascomús S.A. de C.V. O Pescados La Sirena y su razón social Importaciones PFV. Y también Procerámica, cuya razón social es Grupo Fernández S.A.

¿Qué tipos de Razón Social existen?

Con facilidad podemos distinguir que al final de los nombres hay algunas siglas que varían. Puede ser S.A., PFV, E.I.R.L. Con razón podemos preguntarnos qué son esos sufijos. Son los tipos de razón social. Los mismos varían según el número de capital invertido, socios o responsabilidad de los accionistas respecto a las obligaciones de la compañía. Los tipos de razón social que existen son los siguientes:

  • Sociedad Anónima o S.A.
  • Sociedad Limitada Nueva Empresa o S.L.N.E.
  • Sociedad Limitada Laboral o S.L.L.
  • Sociedad Limitada o S.L.
  • Sociedad Colectiva o S.C.
  • Sociedad Cooperativa o S. Coop.
  • Sociedad Comanditaria Simple o S. Com.

¿Cómo saber la Razón Social de una empresa?

La razón social de las empresas es la que figura en su documento fundacional. La misma identifica a la persona moral, tanto como al colectivo de la organización y se utiliza para cuestiones jurídicas, administrativas o legales. 

Para conocer la razón social de la empresa es necesario prestar atención al sufijo que se encuentra al final de la misma. Así cuando veamos al final de la misma la sigla S.A. sabremos que se trata de una Sociedad Anónima. O si dice S.L. es una Sociedad Limitada.

¿Cómo saber la Razón social de una persona física? 

En el caso de las personas físicas, es decir no morales o jurídicas, no debe confundirse con el nombre de fantasía de la compañía. La razón social puede encontrarse en sus documentos legales, por ejemplo en sus facturas. Siempre corresponderá al nombre de su dueño, es decir de la persona que inscribió la empresa.

¿Por qué una empresa puede cambiar su Razón Social? 

La Razón Social es fundamental para poder formar una compañía, ya que sin la misma no puede ser registrada frente los organismos estatales ni adquiere su carácter legal correspondiente. Pero esto no significa que no pueda ser modificada. Existen innumerables ejemplos de empresas que han modificado, por diferentes razones, su razón social y siguieron funcionando. 

Los motivos por los que una empresa puede modificar su razón legal son varios. No siempre es la misma razón la que lleva a una compañía a esta modificación. Existen casos viculados a la imagen, otros con el mercado o, también, por la organización intrínseca de la misma. Aunque, vale decir, que hay también casos en los que el cambio de razón social se efectúa para limpiar una imagen negativa de la empresa. 

En ocasiones las empresas modifican su razón social para despistar a sus acreedores. En este caso las intenciones que mueven esta modificación suelen ser fraudulentas. Algunas compañías parecen modificar su razón social, aunque en realidad son liquidadas por sus propios socios con el fin de crear una nueva sociedad con un nuevo Número de Identificación Tributaria y evitar el pago de sus deudas.

¿Qué sucede si una empresa cambia de Razón Social?

Cuando una empresa modifica su Razón Social no tiene un efecto legal o jurídico en sí mismo, ya que su Número de Identificación Tributaria (NIT) continúa siendo el mismo. Así también su matrícula inmobiliaria. 

Este cambio no significa disolver la sociedad. Es solo una modificación en su nombre y continúa siendo la misma persona jurídica manteniendo su NIT. En síntesis, las obligaciones contraídas por la sociedad no se ven modificadas por el cambio de su razón social.

Ventajas:

Modificar el tipo de sociedad puede traer algunas ventajas si la misma tenía una imagen negativa. Lo mismo si el cambio se realiza para mejorar la imagen de mercado de la compañía. 

Desventajas:

Las desventajas, aunque esto no siempre sucede de esta manera, pueden estar ligadas a que la compañía deba comenzar desde cero, aunque más bien esto estaría ligado a un cambio en su nombre de fantasía. 

También puede traer algunas complicaciones volver a realizar los trámites legales necesarios para constituir la nueva razón social. Y en cuestiones más operativas, tener que renovar cartas de presentación o facturas para dejar atrás la vieja denominación.

¿Cómo se calcula la liquidación de una empresa que realiza un cambio en su Razón Social? 

Cuando una empresa decide modificar su Razón Social no debe realizar ninguna liquidación, ni frente a sus empleados así como tampoco frente a sus acreedores. Ya que cambiar la razón social no obliga a realizar una liquidación de la empresa ni de los sueldos de sus empleados. Tampoco conlleva la creación de una nueva empresa. Solamente cambia su nombre legal, manteniendo su identificación tributaria y su matrícula mercantil.