Red WAN: ¿Qué es y para qué sirve?

Red WAN: ¿Qué es y para qué sirve?

Mantenernos conectados en tiempo real y sin que las distancias que nos separen cuenten, es sin dudas un reto gigantesco para las empresas proveedoras de tecnología informática. Conservar el estándar de calidad, seguridad y fiabilidad para mover millones de datos, hacen que este desafío sea aún mayor. Para que esto sea posible, existe una herramienta muy poderosa de conexión denominada WAN, también conocida como red de área amplia. En este artículo te explicaremos qué es una red WAN, para qué sirve, sus desventajas y más 

¿Qué es una red WAN?

La red WAN, siglas en inglés de Wide Area Network (red de área amplia), es un entramado de redes que abarcan grandes regiones como países o inclusive continentes. Su conexión no es individual entre ordenadores e internet, sino que interconecta otras redes de ámbitos geográficos menores como las LAN (local area network – red de área local) y las MAN (metropolitan area network – red de área metropolitana).

Los grandes territorios de cobertura que abarcan las redes WAN las hacen esenciales para el uso profesional, puesto que cubren una distancia de entre cien a mil kilómetros, logrando de esta manera conectar a millones de usuarios en diferentes lugares. Este tipo de redes pueden ser gestionadas por empresas o compañías en el ámbito privado, como así también por algún proveedor público de internet quien brinda este tipo de servicios a sus clientes. De hecho, la red WAN más grande, conocida y utilizada en el mundo es precisamente la internet, cuyo uso es público.

¿Para qué sirve una red WAN?

El entramado de la red WAN sirve para ampliar la capacidad de conexión de redes más pequeñas ya sean locales o metropolitanas. De esta manera, la red de área amplia conecta a estas redes menores con centros de datos, oficinas, usuarios y aplicaciones en la nube.

Este tipo de conexión, de diferentes redes alrededor del planeta, permiten el enlace en tiempo real entre individuos o usuarios por más que estos no se encuentren en el mismo lugar. La información recibida y enviada por los computadores interconectados se traslada mediante protocolos de internet, normalmente conocidos como IP (Internet Protocol).

El objetivo principal de una red WAN es mantener conectados a los cibernautas sin importar las distancias, permitiendo la comunicación por video o voz. Otras utilidades son; compartir recursos e información, efectuar copias de seguridad, resguardar datos por medio de copias de seguridad, enlazar aplicaciones mediante la nube y gestionar aplicaciones internas. Dados todos estos factores las redes WAN permiten el acceso seguro, fiable y rápido a la información. 

¿Cómo funciona una red WAN?

En líneas generales el funcionamiento de una red WAN es punto por punto, lo que se conoce como red de paquete conmutado, y pueden transportar los mismos por cable, fibra óptica, radiofrecuencia o por medio de enlaces satelitales. Cuentan con ciertos componentes denominados hosts que son los encargados de ejecutar los programas de los usuarios.

A su vez, las redes WAN permiten la división entre las líneas de transmisión de información y los elementos de comunicación creando subredes las cuales están formadas por la interconexión de varios hosts. Asimismo, ofrecen gran facilidad para realizar modificaciones estructurales o de configuración tanto en el software como en el hardware de los dispositivos vinculados. La velocidad de transmisión de datos de este tipo de red oscila entre 1 megabyte por segundo a un gigabyte por segundo. 

Ventajas y desventajas de una red WAN

Toda empresa u organización que tenga sedes diseminadas por diferentes latitudes utilizan este potente instrumento para automatizar las comunicaciones internas, toda vez que buscan impulsar la productividad. A continuación, veremos algunas virtudes de una red WAN: 

  • Permiten la utilización de software especial, lo que facilita la interacción entre elementos de red de mini y macro ordenadores. 
  • No está limitada por distancias o espacios geográficos. 
  • Cuentan con abundantes variantes de distribución; enlaces satelitales, fibra óptica, cable de red, radiofrecuencia, etc.
  • Concentra la infraestructura de la Tecnología de la Información: motivo por el que no es necesario la adquisición de servidores de archivos para cada una de las diferentes sedes u oficinas.  
  • Proporciona mayor privacidad y seguridad: la configuración brindada por una red WAN permite compartir información sensible punto a punto con toda seguridad y en todos sus sitios, no siendo necesario enviar estos datos por internet. Lo mencionado es posible debido a la encriptación de datos y a la capa adicional de protección. 
  • Aumenta la capacidad de ancho de banda: por ello, tanto la velocidad como la cantidad de datos es superior, siendo el uso de estos ilimitados. 
  • Elimina los circuitos ISDN para llamadas telefónicas: las WAN soportan la comunicación por tráfico de voz. Gracias a ello, ya no será necesario el alquiler o compra de una red digital de servicios integrados. 

Ahora bien, así como las WAN ofrecen gran número de ventajas, como toda herramienta tecnológica también poseen algunas desventajas que pasamos a describir: 

  • Elevados costos de configuración: debido a la complejidad que representa su puesta en funcionamiento e instalación los costes son altos. Cuanto más grande y extensa sea la red más cara será la misma. 
  • Inconvenientes referidos a la seguridad: si bien estas redes son seguras, no lo son al cien por ciento, dado que algunas brechas quedan abiertas en lo que respecta al uso interno, lo que permite por ejemplo el uso no autorizado o el robo de información. 
  • Problemas para el mantenimiento: asegurar el funcionamiento los 7 días de la semana durante los 365 días del año es un desafío mayúsculo. La mejor manera de evitar que exista alguna dificultad es previniéndola. Por lo tanto, los administradores deben detectar las fallas antes de que estas ocurran. 
  • Factores múltiples: como calidad de los enlaces, disminución del desempeño, regularización del ancho de banda, normalización de carga para el centro de datos, entre otros. 

Diferencias entre WAN, WLAN y LAN

Si bien fonéticamente, y hasta en la escritura son similares, las redes WAN, WLAN y LAN tienen diferentes características y utilidades. 

Así, como hemos visto en este artículo, una red WAN es una red con cobertura de grandes territorios geográficos que pueden abarcar países o inclusive todo el planeta. Esta red, debido a su gran extensión, es costosa tanto para su instalación como para su mantenimiento. Generalmente son usadas por empresas u organizaciones para interconectar diferentes sucursales o sedes distribuidas a lo largo y ancho del mundo. 

Por otro lado, una red WLAN (Wireless Local Area Network) es, como su nombre lo indica, una red de área local inalámbrica. Mediante esta, la conexión de los equipos o dispositivos no necesitan de cables para poder estar conectados, lo que implica que deben estar ubicados o instalados en espacios de dimensiones reducidas dado que la señal conocida como WiFi tiene limitaciones con respecto a la distancia. 

Por último, la red LAN (local area network – red de área local) es una red de cobertura para áreas geográficas pequeñas que pueden cubrir ciertas conexiones como por ejemplo las del hogar, la de oficinas o inclusive algunos grupos de distintos edificios. En este tipo de red los enlaces o nexos se realizan con cable o fibra óptica. 

.