SaaS (Software como servicio): ¿Qué es y para qué sirve?

Gestión de datos de producto (PDM): ¿Qué es y para qué sirve?

Para la ejecución de diferentes funciones informáticas, que son utilizadas tanto en empresas como de manera particular se requiere de software especializado que hace posible estas interacciones. Estas aplicaciones conocidas como software propietario suelen ser adquiridas por clientes y por ellas se debe abonar una licencia de uso. 

Sin embargo, existen alternativas en la que no es necesaria la compra del programa, y una de las más reconocidas es el SaaS o software como servicio. En este artículo te explicaremos de qué se trata un Software as a Service. Te contaremos qué es, para qué sirve, sus desventajas y más. 

¿Qué es un SaaS?

El SaaS (siglas en inglés de Software as a Service) o Software como servicio es un tipo de programa lógico en el que los datos utilizados son alojados en servidores de proveedores los que permiten el acceso a estos por medio de internet. El mencionado proveedor brinda tanto el hardware como el software por lo que el cliente final puede utilizar las funciones de la aplicación sin más vueltas, es decir sin administrar ningún tipo de proceso. 

El SaaS está basado en la nube puesto que el desarrollador del software lo mantiene en esta, espacio en el que además brinda aplicaciones y actualizaciones, lo que permite a los clientes ingresar por medio de un navegador e internet, al mismo tiempo que estos usuarios se desligan de responsabilidades de gestión. 

Es importante mencionar que el software como un servicio no solo ofrece la prestación en la nube previamente mencionada, sino que además viene incluida con toda la infraestructura de la tecnología de la información y demás plataformas necesarias para su completo e independiente funcionamiento. 

Es común que las aplicaciones SaaS sean reconocidas de manera general como softwares basados en la web, softwares on demand o softwares hospedados. La salvedad dado que es importante reconocer los distintos nombres con los que se los identifican. 

¿Para qué sirve un SaaS?

El SaaS es la solución óptima para todas aquellas empresas, instituciones y personas en particular, que no desean realizar la adquisición ni efectuar las tareas de mantenimiento de la plataforma, la infraestructura y el sistema de software propiamente dicho, sino que optan por una administración más sencilla con costos operativos menores en lugar de inversiones de gran magnitud. Por ello, prefieren los modelos de suscripción de pago de software para que los encargados de las gestiones y los diferentes procesos sean los proveedores. 

Ahora bien, la utilidad específica de un software como servicio es la de poner a disposición del cliente soluciones de tecnologías informáticas por medio de internet, vendiendo estas asistencias como prestaciones. Quien contrata este tipo de beneficio no necesita encargarse de la instalación, mantenimiento y actualización de softwares y hardwares. Lo mencionado representa una practicidad muy apreciada para el cliente quien solo debe ingresar a la nube mediante internet para acceder a lo que sea que esté buscando o necesitando. 

¿Cómo funciona un SaaS?

Su funcionamiento está basado generalmente en dos tipos diferentes de modelos, los que pueden trabajar de manera independiente o en conjunto. Por ello, los proveedores pueden optar por su propio centro de datos, uno que cuente con sus servicios en la nube pública o bien interactuar con ambos de manera simultánea.

Los softwares como servicio utilizan cierta arquitectura multiempresa para separar los datos de los usuarios. Quien suministra el SaaS es el encargado del mantenimiento de las aplicaciones, las actualizaciones del software, la corrección de errores, y otras tareas relacionadas con este. Para los clientes solo queda la interacción con el programa por medio de un enlace web, y el pago del servicio, por supuesto. 

Asimismo, los proveedores gestionan todo lo relacionado a los elementos de hardware, redes y servidores. Normalmente, estas soluciones informáticas son completamente funcionales de manera independiente, pero en ocasiones son integradas con otras interfaces de programas de aplicaciones para sumar más funciones. 

Ventajas y desventajas de un SaaS

El primer punto para destacar es que la implementación de un SaaS reduce los costos iniciales de inversión del usuario, y esto se debe a que no es necesario adquirir sistemas de software de manera permanente, como así tampoco invertir en infraestructura de TI como suele pasar con los programas de tipo tradicional. Sin embargo, no todos son beneficios, también tiene sus puntos negativos. A continuación, mencionamos las ventajas y desventajas con las que cuenta: 

Ventajas:

  • Mayor y mejor compatibilidad: ejecutar funciones resulta más eficiente dado que las mismas se encuentran alojadas en un medio centralizado, logrando que los distintos sistemas operativos sean más compatibles puesto que solo requieren de un navegador web y conexión a internet para el acceso. 
  • Reducción de costos: tanto en lo que respecta a instalación, infraestructura, soporte y personal especializado. 
  • Acceso desde cualquier sitio: los usuarios pueden acceder a la información desde cualquier parte dado que se encuentran alojados en la nube.
  • No se requiere de la adquisición de licencia: es decir, no es necesario comprar el uso de la aplicación, puesto que, la firma del convenio te brinda acceso a la aplicación por el tiempo previamente definido. 
  • Mantenimiento más sencillo y práctico del software: ya que es una función y responsabilidad del proveedor, el usuario no debe enfocarse en este tipo de acciones o contar con profesionales a su cargo para esta función. 

Desventajas: 

  • Dependencia de internet: si o si se debe contar con un dispositivo con acceso a esta red, caso contrario no se podrá ejecutar la aplicación. 
  • No es posible la modificación del sistema de manera particular. Esto se debe a que el usuario no tiene ningún tipo de permiso para realizar modificaciones a las aplicaciones, siendo el desarrollador el único que tiene la potestad para realizar cambios. 
  • En caso de falla todos los clientes del software quedarán sin servicio. Es decir que, si por algún motivo se cae la prestación, los usuarios no tendrán acceso al programa.  

Ejemplos de SaaS

Los desarrolladores de SaaS satisfacen todas las necesidades de la empresa las que pueden ir desde funciones básicas hasta complejas. Algunos ejemplos de software como servicio son los siguientes: 

  • ERP: sistema de planificación de recursos empresariales. 
  • Paychex: aplicado al manejo de los recursos humanos. 
  • Solución de mensajería de Atos. 
  • CRM: sistema de gestión de relaciones con el cliente o prospecto. 
  • Servicio de mensajería de Slack
  • Microsoft Office 365.
  • Dropbox: servicio de almacenamiento de archivos y documentos. 

Diferencias entre SaaS, IaaS y PaaS

De acuerdo con las necesidades que tenga la empresa, o el cliente, puede realizar la elección de cualquiera de estos diferentes sistemas, SaaS – IaaS – PaaS, cuya principal diferencia está dada por el tipo de soporte y mantenimiento. 

Ahora bien, en cuanto a las diferencias puntuales; en un SaaS el usuario tiene sólo acceso al software instalado en la nube, mientras que en un IaaS el cliente no solo tiene el acceso, al igual que en el caso anterior, sino que además, puede realizar su configuración, mientras que en el caso del PaaS solo se puede hacer uso del software que forma la plataforma de desarrollo que se ha de utilizar

Otra diferencia entre estos tres programas viene por el lado de la seguridad. En el IaaS la seguridad en la instalación de las aplicaciones cae sobre el usuario, en tanto que, en el caso del SaaS y PaaS recae en el proveedor del servicio.