Tagline: ¿Qué es y para qué sirve?

VPS: ¿Qué es y para qué sirve?

El mundo del marketing otorga posibilidades infinitas para dar a conocer una marca o una empresa. Generalmente se invierten miles de dólares para posicionar de la mejor manera a la compañía y que esa inversión inicial se traduzca en cientos de beneficios a futuro, fama y prosperidad en el negocio.

Una de las herramientas más utilizadas que existen es la de crear un tagline. A diferencia del slogan, estos duran mucho más en el tiempo, yendo casi desde el nacimiento hasta la fusión o extinción.

A continuación te brindamos la definición de lo que es un tagline, cuál es la mejor manera de utilizarlo, cómo se crean, qué tipos existen y las diferencias que existen con los slogan.  

¿Qué es un Tagline?

Un Tagline es una frase, una palabra o un grupo de palabras que están directamente relacionadas con la marca, empresa o persona. Podría entenderse como algo similar a un slogan, aunque son cosas que en marketing tienen grandes diferencias.

Lo ideal es que el tagline no se modifique con el paso del tiempo, sino estaríamos hablando de un slogan. Su principal objetivo es acompañar a una marca durante toda su existencia o al menos sería lo más frecuente y recomendado.

Esta frase remitirá al usuario directamente a pensar o dilucidar el nombre del emprendimiento o empresa simplemente con leerlo en algún lugar o con el hecho de escucharlo. De esta manera es que con el hecho de evocar una determinada cantidad de palabras ya la asocia con una marca, generando de manera indirecta beneficios para la misma y un mayor reconocimiento en todas partes del mundo.

Más allá de lo local, el tagline generalmente es global y repercute tanto en las ventas como en la fama que puede llegar a tener una empresa. Es por eso que esta frase tiene que ser pensada eficazmente por los departamentos de marketing para que logre insertarse en la sociedad y sacarle el mayor provecho posible publicitariamente.

¿Qué es el tagline de una empresa? 

El tagline de una empresa es una palabra corta que remite a los consumidores a pensar directamente en asociarlo a ella. Es como si fuera la identidad de la misma, su alma y con qué se lo puede relacionar. 

Tiene que ser algo que traspase cualquier tipo de límites. Tiene que ser conocido en todas partes del mundo y poseer un mensaje fuerte, aunque no necesariamente debe ser algo complejo. Invertir en un buen equipo de marketing que se encargue de crear, diseñar y difundir esta frase será la mejor decisión para cualquier empresario o emprendimiento.

¿Por qué es importante el tagline? 

Es importante tener un tagline sólido y que, indirectamente, llegue a todos lados porque será lo que representa a la empresa, su adn. Cuanto mejor sea y más se lo asocie con una o varias palabras, mayor caudal de difusión tendrá. Y con ello los beneficios económicos también vendrán en alza.

Debe inspirar cierta confianza en los consumidores, e incluso también, por qué no, inspirarlos. Es con esto que se forjan las grandes empresas sea cual sea el producto que vendan. Porque no sólo comercializan la mercancía, también su nombre, sus valores, su visión y misión de la compañía.

Todo lo que pueda llegar a transmitir la marca se puede conducir con un buen tagline. No necesariamente tiene que ser algo innovador o nunca antes visto. La frase más común y concisa puede significar que se genere algo en el consumidor o que directamente se piense en la frase y la marca como algo que van de la mano, algo indisoluble.

Para citar un ejemplo claro del valor que tiene para una marca, podemos mencionar el caso de Nike. Esta empresa tiene como tagline la frase “Just Do It” o “Sólo Hazlo”. Puede parecer algo absurdo o común que se repite todos los días. Pero encierra un significado mucho más profundo que el simple hecho de hacer algo. 

Es así como las grandes marcas ganan terreno ante la fuerte competencia que tienen dentro del mercado local e internacional y se transforman en monstruos financieros que generan millones de dólares anuales.

¿Cuáles son los tipos de tagline? 

En el mundo del marketing, existen diversas formas de diseñar o de llamar a un tagline. Generalmente tendrá que ver con la decisión que tome la empresa de hacia dónde quiere llevar su identidad o con qué se quiere identificar. A continuación, te mostramos cuáles son los tipos más comunes:

  • Persuasivos: la principal característica de este modelo es que el cliente reflexione acerca de lo que se está comunicando en la frase.
  • Relacionales: en este caso, la importancia radica en que el público consumidor del producto se sienta incluído. Apunta directamente a sus clientes. Por ejemplo, una empresa que vende productos exclusivos para la rama femenina puede incorporar la palabra “mujer”.
  • Atributivos: poseen una frase en donde se pronuncian como la mejor en el rubro por delante de sus competidores. Por ejemplo, con el uso de “el mejor”, “el rey”, entre otros.
  • Funcionales: se describe la finalidad de la marca y hacia qué mercado apunta.
  • Provocativos: buscan que se proyecte en el consumidor una suerte de impresión.

¿Cómo se hace un tagline? 

No necesariamente se necesita de un gran equipo de marketing detrás de un emprendimiento que recién da sus primeros pasos. Para hacer un tagline se puede buscar asesoramiento en un agente de marketing o en una persona que sea especialista en este tipo de trabajos.

No obstante, cualquier persona puede crear una frase que genere sensaciones y emociones en los clientes y, poco a poco, ir obteniendo más recomendaciones y fama dentro del rubro al que se dedique.

Primero, hay que tener en cuenta hacia dónde apunta la empresa. Cuál será el público al que apunta o al que quiere recuperar o atraer con este tipo de frases. Los significados y las conclusiones que se puedan llegar a sacar también tienen que estar contempladas previo a su lanzamiento. Hay que tener en cuenta cómo piensa el cliente para que no termine siendo algo contraproducente y que, en vez de aumentar, baje las ventas.

Ser creativo y original es la mejor manera de desarrollar este tipo de ideas de marketing. Y para serlo, hay que saber diferenciarse de la competencia y buscar la frase más certera, precisa y que a la vez conmueva.

¿Cuándo usar tagline? 

Hay que utilizar el tagline cuando se quiere acompañar al significado del logotipo y de la marca junto con una frase. Este conjunto de palabras tendrá que perdurar en el tiempo por lo que se tiene que ser muy meticuloso en su elección. No dar en el clavo con esto puede generar obstáculos en el alcance de la empresa.

¿Cuál es la diferencia entre tagline y slogan?

La principal diferencia entre un tagline y un slogan es su duración y propósito en un momento determinado. El primero es creado netamente para que perdure y vaya de la mano con la marca y su identidad casi de principio a fin. En cambio, el slogan es imaginado para una campaña publicitaria puntual o para la promoción de una nueva colección de ropa o tendencia. 

El uso de un slogan no significa que se deje de lado al tagline de la empresa o marca. Simplemente se unifican buscando generar más beneficios y que se hable de la compañía para un evento específico o fecha especial de la temporada.