Textiles inteligentes: ¿Qué son y para qué sirven?

Red MAN: ¿Qué es y para qué sirve?

Los textiles inteligentes o también denominados tejidos inteligentes, hasta hace un par de décadas pasadas, podrían ser considerados como un concepto utópico, perteneciente al mundo de los sueños, de la fantasía, sólo posible de observar en un filme o serie de ciencia ficción cinematográfico, impensable que tuviera oportunidad de poder competir en el mercado. 

Gracias al avance de la tecnología, han adquirido un aceptable actuación en el mercado, apartándose de la industria textil ortodoxa y habitual y por el contrario centralizándose con mucho afán en poder cubrir con los requerimientos cada vez más exigentes de las personas, decididas a lucir prendas fuera de lo común e innovadoras.

¿Qué son los textiles inteligentes? 

Gracias a unas serie de terminaciones que abarcan desde ondas eléctricas, térmicas, mecánicas, químicas y magnéticas, entrelazadas entre sí junto al resto de los componentes de los géneros textiles que conforman la prenda, tienen la capacidad única de poder advertir, manifestar los cambios climáticos que capta del ambiente exterior y no sólo eso, también pueden percibir cualquier variación en el estado anímico de la persona que lo utiliza.

Ante cualquier variación ya mencionada en el párrafo anterior, se despliega una serie de acciones que tienen la propiedad de alterar sus componentes con el sólo fin de brindar al consumidor un confort pleno. Se trata de verdaderos tejidos funcionales o interactivos, de uso cotidiano en el campo académico y de muchas industrias y comercios.

Todo adelanto tecnológico es sumamente trascendental en el desarrollo y uso de prácticas económicamente rentables de porte mundial en la comercialización.

El motor que originó el avance en la industria textil y abolió el paradigma de la forma tradicional de fabricación tal cual se realizaba, se reduce a brindar soluciones a las vicisitudes padecidas por dos profesiones de mucha exposición al peligro externo, tales como: aeroespacial (astronautas) y militares, sobre todo

Al estar continuamente expuesto al riesgo de vida, condiciones climáticas severamente adversas, radiación que crean al corto plazo conflictos emocionales. Han generado la proliferación de estas estructuras que mermen lo negativo y por el contrario le suministran al cliente un aura de bienestar, solidez emocional, fortaleza, sin omitir el proceso de creación y desarrollo de la prenda utilizada.

¿Para qué sirven los textiles inteligentes?

Para contestar esta pregunta qué mejor que hacerlo con ejemplos claros de profesiones u oficios, en donde su implementación modifica drásticamente a favor del usuario su bienestar no sólo a nivel físico sino psíquico y emocional.

La utilización por parte de los soldados de las fuerzas aéreas, marítimas y terrestres de este tipo de indumentarias con diversos sensores que captan datos del estado fisiológico de la persona y su ubicación física, a saber: temperatura, frecuencia respiratoria y cardíaca, detección temprana de cortes o lastimaduras producto de disparos de armamento. Toda esa información es conducida a la base militar para que sus superiores estén al tanto del estado general de sus subordinados y le brindan el auxilio necesario que se merecen.

De igual manera, puede ser utilizado por bomberos y rescatista, estos trajes de innovación tecnología, aparte detectar la valoración de las funciones orgánicas elementales de cualquier ser humano, alertan si la persona se encuentra en un estado avanzado de deshidratación y cansancio o expuesto a hipertermia o hipotermia.

 Adicionalmente estos trajes suelen estar equipados también con amplificadores de voz y componentes de rastreo (GPS) de ubicación concreta del individuo. Sin dejar de lado a los profesionales de la aeronavegación espacial y los trabajadores que extraen minerales en yacimientos en lugares muy profundos y complejos debajo de la tierra.

 Lo más asombroso de todo esto, es que esta tecnología puede estar disponible también para consumidores de tareas ordinarias. Estos muy fácilmente pueden conocer los datos arrojados por los sensores de su prenda al conectarlos a cualquier dispositivo electrónico como smartphone o Tablet, que va almacenando diariamente las tareas que realiza la persona, brindando datos que pueden prevenir futuros malestares clínicos, como afecciones cardiovasculares.

 Desventajas de los textiles inteligentes 

A continuación, se detalla brevemente las desventajas de su utilización que refleja en el presente:

  • Como toda innovación lleva tiempo y paciencia para que se emplee en forma masiva por toda la comunidad, dejando de lado las resistencias propias de los usuarios de probar algo nuevo, vanguardista, así como también de los agentes intermediarios mercantiles que no están absolutamente convencidos de las ganancias que puedan obtener al lanzar este producto en la puja del mercado. 
  • Es sumamente importante que cuenten con el apoyo total de la comunidad científica en general. Que mantengan estrechas comunicaciones y auditorías con los desarrolladores de esta tecnología, para que lleguen a la conclusión luego de investigaciones, que esta tecnología, no es invasiva, ni agrede la salud de las personas, por el contrario, brinda muchos beneficios ya explicados en párrafos anteriores.
  • No es menos importante aclarar que de nada sirve la aceptación de la plana mayor de trabajadores de la salud y la elaboración en grandes cantidades de esta tecnología, si la misma no está al alcance del ciudadano de a pie, a un precio razonablemente accesible, en el que este pueda acceder.

 Esto conlleva a un replanteo que deben llevar a cabo los desarrolladores de esta ciencia, para que se expanda o no su uso sólo para determinadas profesiones de alto riesgo vitales y consumidores millonarios que pueden hacer uso del producto, pagando un elevado precio, o por el contrario, desarrollan una tecnología que, sin disminuir las propiedades beneficiosas y placenteras de esta inteligencia artificial, puedas ser consumidas por el resto de las personas que cuenten con presupuestos económicos más acotados. 

Tipos de textiles inteligentes

Dependiente del tipo de acción al que será expuesto se pueden clasificar en tres creaciones independientes entre sí: 

• Textiles inteligentes pasivos: conforman el tipo más básico de tecnología que solo permite la obtención de datos del medio ambiente e incitaciones que provengan de la periferia.

• Textiles inteligentes activos: como su nombre lo define son más evolucionados que los anteriores, porque aparte de percibir esas variables, tienen la facultad de responder ante un suceso. Poseen un registro de memoria de la configuración de las estructuras de los elementos, pudiendo mimetizarse con el ambiente, autorregulables, conteniendo el calor o extrayendo el vapor al exterior.

• Textiles ultra inteligentes o muy activos: es la tecnología más destacada del momento, se le adiciona a la percepción y la ejecución de respuesta frente algún estimulo externo, la propiedad de transformarse según la intensidad de los estímulos y condiciones en la superficie.

 ¿Cómo se fabrican los textiles inteligentes?

Están formados por elementos electrónicos adosados entre ellos, los cuales pueden contener desde conductores, circuitos integrados, diodos que irradien luz, batería y minúsculos ordenadores. 

Todo esto conforma una fina red unida entre sí que no se perciben a simple vista y que brinda la propiedad de ser maleables al tacto propioceptivo. 

De todo esto surge el terreno de investigación de la “fibra trónica”, ciencia que se concentra en la observación e investigación de cómo se adaptan los elementos electrónicos con los hilados comunes de los géneros.

Para que un tejido textil sea considerado inteligente debe poseer estas cuatro variables, a saber:

Termo activos: dan respuesta al enfrentarse a temperaturas elevadas, mutando no sólo de color sus fibras, sino también de formato, también pueden modificar como pueden transmitir la actividad eléctrica o calórica.

Fotoactivos: se activan por reacción a estar expuesto a la luz natural o artificial, variando su coloración y absorbiendo calor para disipar tiempo después. 

Electroactivas: además de modificar su colorido, irradiar iluminación, variar su tamaño, pueden incrementar la temperatura en la prenda, por medio de la transmisión de corriente eléctrica.

Bioactivos: Brindan un elixir al individuo a través de los filamentos del género utilizado, ofreciendo atributos sumamente provechosos para su salud integral, por los aportes de hebras con propiedades biocidas, hidratantes, dermoprotectoras, con ácido hialurónico que reducen el envejecimiento celular, son alguno de los ejemplos.

Su uso no se encuentra delimitado exclusivamente al uso de uniformes especiales, por el contrario, se puede utilizar esta innovación en la decoración de interiores.