Visual Merchandising: ¿Qué es y cómo funciona?

Fuente de financiamiento a largo plazo: ¿De qué se trata?

Diferenciarse de la competencia, crear una experiencia diferente y mejorar la imágen de la firma son algunos de los principales anhelos de los dueños de los comercios. Para destacarse a la hora de vender un producto, hay una solución: el Visual Merchandising. 

A continuación detallaremos de qué se trata esta estrategia que cada vez toma más relevancia en el marketing y branding, cómo funciona, cuáles son los errores que no hay que cometer, cómo se puede implementar y de qué cuestiones se encarga un virtual merchandiser.

¿Qué es Visual Merchandising? 

Cuando hablamos acerca del Visual Merchandising nos referimos principalmente a que es una serie de estrategias o tácticas. Las mismas son hábilmente utilizadas por los vendedores para acaparar y obtener la atención total de los compradores. Principalmente se implementan en tiendas físicas, donde los productos son exhibidos y requieren también de una atención al público que realiza la compra o es un cliente potencial. 

Se intenta atraer a las personas que se encuentren fuera del establecimiento, por ejemplo en un centro comercial, para que ingresen dentro del local porque algo les llamó la atención. Es por eso que se realizan exhaustivas observaciones sobre en qué momentos es mejor destacar algo por sobre otra cosa, de qué manera hacerlo y cuáles son las ventajas que puede llegar a tener. 

Es una herramienta de vital importancia con la que cuentan los vendedores a la hora de mostrar y hacer lucir la mercancía que intentan vender. El Visual Merchandising es lograr que un producto se venda gracias a la visibilidad que se le otorga dentro de la tienda. Logrando, de esta manera, una mayor probabilidad de venta y mejorando también así el caudal de ingresos y la reducción paulatina del stock. 

¿Cómo funciona el visual merchandising? 

En el Visual Merchandising, la exhibición del producto pasa a ser el elemento clave a la hora de querer vender algo. Con la puesta en funcionamiento de distintas técnicas, el vendedor utiliza todo el espacio del establecimiento que tiene disponible para destacar el o los productos que desea vender.

De esta manera, se contrata a una persona que posea los conocimientos de marketing y branding necesarios para incentivar una compra. Este profesional se encargará exclusivamente de analizar los procesos por los cuales un cliente se verá interesado en adquirir el producto, estos pueden ser utilizando:

  • las sensaciones.
  • las emociones.
  • la llegada de alguna festividad o fecha importante a nivel nacional.
  • los colores.
  • formas y texturas.
  • sonidos.
  • ambientes, entre otros.

El espacio físico con el que cuenta la tienda también jugará un papel importante en el estudio que llevará a cabo el visual merchandiser. El uso de estas herramientas también generan una inversión por parte del comerciante. Pero esta puede recuperarse rápidamente y provocar ganancias si se las emplea de la forma correcta. 

¿Cuáles son los errores a evitar en el visual merchandising? 

A la hora de querer atraer la atención de un cliente para vender un producto, las estrategias a tener en cuenta tienen que ser estudiadas minuciosamente. Si se cometen errores a la hora de establecer un plan para conseguir el interés de un futuro comprador, el efecto puede ser el contrario. De esta manera, estaríamos perdiendo una potencial venta por no apuntar de la manera correcta. 

A continuación, describiremos algunos de los errores más comunes y cuál es la manera de evitarlos:

  • Pensar que contratar a un visual merchandising no es necesario: este punto se refiere directamente a los vendedores. El hecho de tener una gran cantidad de stock y la necesidad de vender, llevan a que se improvise y los productos se sigan acumulando en los almacenes y no destaquen en las vidrieras. Las personas encargadas de estudiar estos casos están preparadas para exprimir cada recurso con el que cuentan para que las ganancias lleguen lo más rápido posible y en el momento justo. Por este motivo es que siempre se recomienda contratar a un visual merchandising. 
  • La presentación de una vitrina sin una correcta iluminación, sin el buen uso del espacio disponible, con desorden y suciedad puede representar un grave problema en el momento de hacer una exhibición.
  • La altura en la que se encuentre el producto también tiene que ser a una distancia prudente. Si la vitrina se encuentra muy arriba, será imposible que lo que se quiere mostrar esté a la vista de todos los clientes. Además, no se destacaría dentro del establecimiento. 
  • El hecho de que no haya una buena señalización del producto también le quita relevancia. El cliente tiene que tener toda la información al alcance de la mano, es por eso que una correcta visualización es crucial.
  • No aprovechar los momentos importantes o las festividades para cambiar constantemente las exhibiciones y renovar los escaparates, es dejar pasar una chance muy importante de incrementar las ventas. Las decoraciones navideñas previo a que se aproxime la fecha de Navidad, por ejemplo, son una oportunidad única de hacer lucir una vitrina.
  • El recorrido que realiza un cliente dentro del local también es una arista clave. Si los espacios son reducidos, se debe intentar aprovechar cada centímetro al máximo.
  • Organizar los productos por clase es algo en lo que no se debe incurrir, ya que no existirá la probabilidad de que consuma algo que no sea atractivo para él.
  • No exhibir los valores también puede ser contraproducente porque el comprador no va a tener toda la información necesaria para realizar la compra, ante todo teniendo en cuenta si el mismo está con algún tipo de descuento o promoción.
  • La música siempre es una buena compañía si se la utiliza de manera correcta. Un buen ambiente dentro del establecimiento es agradable para quien ingresa. Pero un volumen en exceso o la elección del estilo musical incorrecto puede ser desfavorable.

¿Cómo podemos implementar el visual merchandising? 

El visual merchandising se puede implementar de diferentes maneras. Una de las más importantes es el uso de los colores. Un alto porcentaje de la decisión de compra tiene que ver con el impulso visual. La elección de los mismos y conocer lo que transmite cada uno puede favorecer al aumento del interés en un producto. 

A través del uso de las vitrinas o vidrieras también se puede acaparar la atención del cliente y es un elemento clave a tener en cuenta cuando se quiere destacar un producto. 

Las luces y la iluminación pasan a ser otro de los puntos a tener en cuenta para aprovechar todas las herramientas posibles que estén al alcance. La luz del día o las luces artificiales tienen que ser empleadas con inteligencia para que el producto reluzca dentro de la tienda. 

Las carteleras y señalizaciones de que algún producto se encuentra con promociones vigentes o descuentos poseen una vital importancia. Conocer las temporadas de ventas y los precios de la competencia y el mercado también acompañan a la correcta utilización del visual merchandising.

¿Qué importancia tienen las experiencias del consumidor en el punto de venta frente al visual merchandising?

Son de suma importancia para la posición que pueda llegar a alcanzar la marca en relación a sus competidores. Si un consumidor se siente a gusto con el lugar en donde está comprando, la ganancia será doble porque no sólo existe una gran probabilidad de que regrese, sino también el lugar será recomendado. Así se logrará obtener un mayor número de clientes potenciales y que la marca sea reconocida por la distinción de las estrategias utilizadas por el visual merchandiser.  

Una de las estrategias más recomendadas para que el consumidor tenga la mejor experiencia es atraerlo a través de los sentidos. ¿A qué nos referimos con esto? A que se capte su atención con la vista, que la música transmita un mensaje, que las fragancias cautiven, que los productos puedan ser palpados y que, por qué no, los sabores también suplementen. 

¿Qué es lo que hace un visual merchandising?

Un visual merchandising ayuda a mostrar la mercancía que hay en stock de una manera diferente para lograr venderla al público. El objetivo principal que poseen es el de potenciar la marca, incrementar la cantidad de ventas y lograr que un mayor caudal de clientes ingresen a la tienda.

La atracción que sentirán los compradores gracias al correcto uso de todos los factores mencionados anteriormente, con un estudio previo, es lo que aumentará exponencialmente las ventas. 

En conclusión, un visual merchandising lo que hace es crear, redescubrir y mejorar tu comercio para hacerlo más encantador y así generar más ingresos. Generar el efecto contrario puede significar no sólo el hecho de perder un cliente, sino también aumentar a los de la competencia.